Las mentiras de la Beatlemanía

Este mes se cumple medio siglo del comeinzo de la Beatlemanía, el desembarco en Estados Unidos del grupo pop más famoso de todos los tiempos. Como es costumbre, los medios de comunicación reducen el fenómeno a un grupo de adolescentes histéricas cegadas por un grupo pop. La periodista musical Patricia Godes y la ensayista Barba Ehrenreich desmontan algunos mitos: BEATLEMANIA_palace Sigue leyendo

Buzón de las Sras.: Humor crítico

Hoy publicamos un mensaje sobre violencia obstétrica que una lectora llamada Astrid nos ha mandado al buzón de las Sras., ilustrado por unos videos de la cómica argentina Malena Pichot en el papel de La Loca de Mierda y, en su nueva faceta, Cualca. Son especialmente interesantes porque Malena Pichot no es una artista underground, por lo que estos videos son vistos por el gran público, al cual llega un mensaje que muchas feministas nos esforzamos por difundir sin que llegue, a veces, a tanta gente. ¡Disfrutadlos!

Hace algunos días una de mis mejores amigas me comenta, vía whatsapp, que en una consulta ginecológica le ocurrieron dos cosas cuanto menos “curiosas”. La primera de ellas, que al estar esperando el turno para entrar, una señora inició conversación con ella preguntándole el motivo de su consulta, concretamente si era por un embarazo. Mi amiga le respondió que no, y la señora inició su discurso retrógado acerca de la obligatoriedad de tener hijos que recae sobre la mujer.

Además de esto, al entrar a la consulta, la ginecóloga le pregunta si toma anticonceptivos orales. Mi amiga le responde que no, porque no tiene pareja estable. Luego le pregunta por los cambios de humor, mi amiga le responde que sí los sufre. Al final de la consulta la médico le diagnostica algún desequilibrio hormonal y le dice que con el tratamiento que le va a recetar ya no sufrirá esos ataques de mal humor y le será más fácil conseguir pareja. ¿Qué tal? ¡Tócate los… ovarios!

La cosa es que, tras escuchar esto, y hablar un poco de lo terrible que fue la actuación de la ginecóloga, de lo machista que es la sociedad pese a que estamos en el siglo XXI, y todas estas cuestiones, le hice llegar a mi amiga algunos vídeos humorísticos que critican este tipo de situaciones, y que me gustaría compartir también con las “señoras que hablan”.

Son vídeos de un colectivo argentino llamado Cualca, encabezado por Malena Pichot. (@malepichot):

1. Negación: Las mujeres son las mayores enemigas de las mujeres.

2. Violencia obstétrica.

3. Revistas femeninas.

4. Cena de parejas.

¿Qué tal? Tristemente la mayoría de las mujeres hemos pasado por una o varias de las situaciones que se representan. Lo “bueno” es que no estamos solas, lo malo es que necesitamos reafirmarlo.

 

Si queréis que publiquemos comentarios, historias, canciones, posts que se os ocurran, escribidnos a srasquehablandemusica (a) gmail.com

Mujeres en las series

 

Personajes femeninos en las series ATENCIÓN SPOILERS

Hoy presentamos un repaso de algunos personajes femeninos que se pueden ver en series que no son especialmente feministas. Son personajes que nos han llamado la atención por su fuerza, por que rompen estereotipos o precisamente por ser muy conservadores y reflejar roles tradicionales de la cultura patriarcal. Sabemos que hay muchos más, así que si os animáis a comentar algunos que os resulten interesantes hacédnoslos llegar y los publicamos.

Carmela Soprano (The Sopranos) Image

Carmela es la esposa de Toni Soprano, el capo de la familia Soprano de New Jersey. Como esposa de mafioso tiene que aguantar todo tipo de infidelidades como parte del contrato matrimonial ya que la cultura italoamericana que refleja la serie es tremendamente patriarcal, tradicionalmente el marido tiene una o varias amantes bajo el consentimiento no informado de la mujer. A cambio de esto como una Mayte Zaldivar latinoamericana, Carmela cuenta con un alto nivel de vida y no pregunta de dónde sale el dinero para ello. Las relaciones son dibujadas como totalmente asimétricas, los abusos y malos tratos son habituales y las mujeres, sin bien en la serie cuentan con mucho peso, en la sociedad que describen son una especie de objeto decorativo descartable.

Carmela es sin embargo un personaje de carácter fuerte, es un punto de apoyo para Toni, y aunque en distintos momentos pone un límite y rompe la relación con éste, acepta el pacto desigual que se le propone. Carmela representa en la cultura patriarcal la imagen maternal que sostiene el hogar y al propio protagonista, la esposa santa que obtiene respeto mediante el matrimonio, mientras Toni encuentra fuera del hogar otras mujeres donde depositar su deseo y transgredir el respeto.

Skyler White (Breaking Bad) Image

Este personaje es muy interesante por su evolución en la serie. Comienza siendo un personaje secundario bastante opacado por el principal, su marido Walter White, se presenta como una esposa convencional, embarazada y madre de un adolescente con una discapacidad, incluso nos resulta un tanto mojigata y moralista. Durante mucho tiempo el único aspecto que conocemos de Skyler es la relación con Walter, no sabemos nada de ella. Según el personaje de su marido va avanzando y complejizándose, también lo hace Skyler. Comenzamos a observar más su presencia, el personaje se enfrenta a sus conflictos desterrando algunos de sus valores y sin embargo, a medida que superpone una cierta moral a otra la vemos más empoderada. Con este personaje nos encontramos con el dilema de que es violencia, si los engaños y mentiras a los que su marido le somete creando una relación de doble fondo pueden considerarse violencia o no porque son por un supuesto buen fin, se pervierta este o no a lo largo de las temporadas de la serie. El caso es que Skyler es estimulada a encontrar una distinta versión de sí misma a partir de los embolados de Walter. Skyler White no cuenta con mucha simpatía en las redes, pero a mí me parece un personaje a revindicar por los interrogantes que plantea, por la exploración de los complicados caminos del empoderamiento.

Carrie Mathison (Homeland) Image

Reconozco que este personaje me generaba rechazo hasta que mi amiga Mabel me hizo verlo con otros ojos. La serie en sí misma no me causaba mucha simpatía por el tufillo americanista que tiene, aunque como siempre, terminé enganchada. Carrie es una agente de la CIA especializada en Oriente Medio. Nicholas Brody es un excombatiente que ha estado 7 años secuestrado en Irak por Abu Nazir, un terrorista de Al Qaeda y del cual Carrie sospecha de colaboracionismo. Por aquellas cosas de los guiones Carrie y Brody se encuentran y se enamoran. Supuestamente Carrie se lía con Brody para sacarle información, esto no queda muy claro en la serie que sea así, parece que la intención es mostrar que ni ella misma sabe que está haciendo y entre las labores de espionaje y los revolcones, se enamoran. Los aspectos positivos del personaje son que tenemos una serie de intriga política y cierta acción con un personaje femenino protagonista, algo bastante difícil de encontrar. Además Carrie es una mujer muy inteligente e incomprendida gracias a la cual se evita un atentando de características monumentales. El aspecto negativo es que tiene un trastorno mental, para una vez que tenemos una heroína, resulta que es bipolar y se brota en plena serie. Carrie es un poco desastre: es una workaholic, no tiene nada para comer en casa y todo el día está bebiendo, además por si fuera poco es irregular con la medicación que le consigue su hermana porque si se la recetan oficialmente le descubren en la CIA y le echan. Es inestable, se pone en riesgo siempre, no se le conocen relaciones y se implica emocionalmente más de lo debido en su trabajo. Por todo esto no tiene mucha credibilidad en la CIA, aunque reconocen su valor como experta y a pesar de sus poco ortodoxos métodos terminan por hacerle caso in extremis. Es un poco heroína anti-heroína, a veces me resulta un poco envenenado su protagonismo, una mujer muy inteligente pero enferma, el precio que paga para ser una mujer que se desarrolla en el espacio público es su salud mental, en el fondo parece una advertencia “ya sabéis chicas que si os salís de la norma lo pagáis”. Por otra parte nos gusta Carrie, nos gusta que sea tan lista y que tengan que darle la razón, es una heroína ambivalente, pero al menos empezamos a tener heroínas aunque sea para cuestionarlas.

Betty Draper (Mad Men) Image

Que podemos decir de las mujeres de Mad Men, se han escrito ríos de tinta ya con Mad Men. Normal, es una serie apasionante donde las relaciones de desigualdad están magistralmente descritas. Betty Draper es un personaje que ha evolucionado mucho y despierta encendidos comentarios. Comenzó siendo una esposa modélica, bellísima y muy elegante, una esposa de los años 50: dedicada a su hogar, sus hijos y paciente con su marido, con unas espaldas anchísimas para aguantar mil y un engaños, siempre en su lugar como una perfecta actriz secundaria y… deprimida. Durante la primera temporada de Mad Men Betty es el perfecto cuadro de el “problema que no tiene nombre” que diría Betty Friedan, confinada en el hogar como una jaula de oro, sin subjetividad propia, aunque no se puede decir que estuviera esclavizada porque describen una familia acomodada de clase media, Betty Draper en cierto modo está esclavizada emocionalmente y anulada por la vida familiar American middle class. Es infantilizada por su marido, quien hasta controla sus sesiones de psicoanálisis y configura el perfecto florero. Hasta aquí Betty Draper cuenta con la simpatía del público y su condescendencia porque es una mujer a la que hay que compadecer, al igual que Skyler White, las criticas comienzan cuando empiezan a volverse malas y es que el derecho al mal de las mujeres todavía no se encuentra igual de erótico que el de los hombres. Cuando Betty Draper se separa de Don empieza a caer mal a la gente. Betty se casa con otro tipo y empieza a mostrarse como una madre despótica (primera transgresión del ama de casa perfecta) y a amargar a Don con sus demandas (segunda transgresión). No es que defienda el revanchismo y menos aún el maltrato infantil, pero después del ninguneo al que Don le tenía sometida, algo de rabia tenía que tener. Cuando Don se casa con otra mujer comienzan también las comparaciones y los bandos: la nueva esposa otra vez complaciente y sistemáticamente agredida de Don es la preferida del público, mientras Betty recibe las críticas.

Joan Holloway (Mad Men)

Joan es el personaje femenino más sexualizado de la serie, con un físico explosivo, es una eficiente jefa de personal que se ha abierto camino por casi la única vía permitida en ciertas épocas, acostándose con el jefe. Sin embargo Joan ha aprovechado la oportunidad y es reconocida en su trabajo constituyendo una parte fundamental de la empresa. Joan Holloway es el paradigma de la mujer moderna; por muy avanzadas que nos creamos lo que le pasaba a Joan hace 50 años ocurre ahora: eficiente en su trabajo, inteligente, muy hermosa, liberada sexualmente y además solícita esposa y a pesar de ello expuesta a violencia machista (en la serie es violada por su novio) y sola ante la papeleta de los cuidados. Por las características del personaje pareciera que los guionistas podían haber estado tentados de crear una Joan ambiciosa y rival de sus compañeras femeninas, de hecho comienza aleccionando a Peggy para que ésta utilizase sus encantos de mujer en la primera temporada, sin mucha fe en las capacidades profesionales o tal vez en las oportunidades del entorno. Sin embargo no es así, y según el personaje evoluciona se muestra un carácter en complicidad con otros personajes femeninos, especialmente con Peggy Olson.

Peggy Olson (Mad Men)

¿Qué podemos decir de Peggy Olson que no se haya dicho ya?, increíble personaje: chica de origen humilde, más bien mojigata sin mucho conocimiento de la vida, llega a empresa de publicidad, comienza como secretaria y llega a ser redactora por todo lo alto, embarazo secreto de por medio. El cambio de personaje de Peggy es espectacular constituyendo una metáfora del avance sociolaboral de las mujeres a lo largo del siglo pasado. Es uno de los caracteres más interesantes, no solamente por el desarrollo al que se le somete, también por lo que nos muestra: el costumbrismo de un cierto sector de la inmigración norteamericana, sus experiencias con el mundo homosexual, beatnik, con la modernidad de la época. Su relación con Don es también apasionante, es su protegida pero al mismo tiempo es exprimida y exigida por él, es de los pocos personajes femeninos que están a salvo de la seducción de Don, a veces es una relación más fraternal que paternal para un Don siempre dependiente de las mujeres. La fortaleza y determinación de Peggy es asombrosa, es una luchadora en un mundo en el que el respeto por las mujeres y el reconocimiento no es lo habitual.

Alicia Florrick (The Good Wife) Image

Alcia Florrick es otra ama de casa y madre abnegada, hasta que descubre que su marido se ha acostado 18 veces con una prostituta y con todas las que se descubren después. Es la protagonista de The Good Wife, ya el nombre lo dice todo, es la esposa del fiscal del Estado a quien le descubren un escándalo sexual y le meten en la cárcel. Esto es lo mejor que le puede pasar a Alicia, después del bochorno de ser la cornuda oficial en el ojo público Alicia se pone a trabajar de abogada recuperando así su olvidada profesión, ya que se ha pasado 15 años ejerciendo de esposa y madre. La serie es muy convencional, incluso cuando se tocan temas políticos como el conflicto Israel-Palestina o se habla de Venezuela, da un poco de vergüenza ajena, la propaganda el partido demócrata se respira por todos lados, pero presenta un personaje que puede ser referente para algunas mujeres. Alicia está sometida continuamente al juicio público por la relación con su marido, nos hace pensar a veces en una especie de “La costilla de Adán” moderna ya que ambos se dedican a las leyes y con bastante menos gracia, pero nos quieren hacer ver como Alicia no se aprovecha de la posición de su ex sino que es ella misma por su propio trabajo quien se hace un hueco en el mundo laboral. De nuevo observamos aquí la división patriarcal de las mujeres en torno a su sexualidad: Alicia es la esposa buena que espera en casa, con una vida sexual posiblemente mediocre mientras su marido está por ahí grabando videos porno y fumando porros con otras mujeres con las que se lo pasa pipa. Dibuja un escenario de igualdad muy de NOW, de señora blanca de clase alta norteamericana, pero en realidad el perfil de mujer engañada y anulada que retoma una profesión por necesidad y descubre toda una vida para sí misma, es extrapolable a otros contextos, señora que dice hasta aquí a su marido y que no tiene remordimientos si dedica toda su energía a una actividad que no es el cuidado.

Kalinda Sharma (The Good Wife)

Este personaje me encanta. Kalinda es la investigadora del bufete de abogados donde trabaja Alicia Florrick. Es un personaje misterioso de quien no se sabe mucho, se van descubriendo detalles a lo largo de la serie: un pasado desconocido e inventado y una sexualidad distinta a lo esperable a una serie con aspecto muy convencional, Kalinda es bisexual. Es una heroína, gracias a las pruebas que descubre consiguen ganar muchos casos y todo ello limpiamente, es de lo más eficaz. Su carácter es un tanto impenetrable al principio, Kalinda es una especie de protectora de Alicia y poco a poco se hacen amigas hasta que Alicia descubre que Kalinda, cuando trabajaba para él, también se ha acostado con su marido, una empieza a pensar que quien no. Este es un punto de inflexión en la serie, la alianza femenina se rompe por culpa del incontrolable deseo sexual de Peter Florrick, aunque me sorprende un poco que no se hace una lectura en función del abuso de poder que esta relación de Peter con su empleada supone, tampoco se cargan mucho las tintas contra Kalinda. Todavía no he terminado de ver la serie pero apuesto a que la sororidad femenina triunfa y me gusta la idea de un montón de señoras de mediana edad norteamericanas consumiendo algo distinto a envidias, insidias y traiciones femeninas.