Después del Rock (I)

Iniciamos con este una serie de posts extraidos de Después del Rock: Psicodelia, postpunk, electrónica y otras revoluciones inconclusas (Caja Negra, 2010) del crítico musical Simon Reynolds, libro recomendado a las Sras por Toni García (@aviador60). El libro es una recopilación de las columnas que el autor ha escrito para medios como Melody Maker, The Wire, Spin y Rolling Stones intentando cumplir con su objetivo de deconstruir el discurso pop sometiéndolo a una disección ideológica.

 

Mostraremos aquí algunos fragmentos correspondientes al capítulo titulado What a Drag! Postfeminismo y Pop escrito en colaboración con Joy Press e incluido previamente en el libro The Sex Revolts: Gender Rebellion and Rock and Roll (Serpent’s Tail 1994)

 

El término postfeminismo comenzó a circular a mediados de los 80’s como una de esas expresiones de moda que sugería vagamente la llegada de un nuevo Zeitgeist. Susan Faludi lo consideró como parte de la reacción contra el feminismo: “justo cuando las cifras de los discos de mujeres mas jóvenes estaban acompañando las metas feministas (…) los medios declararon la llegada de una ‘generación postfeminista’ aun más joven que supuestamente calumniaba los movimientos de mujeres.” Pero esta palabra de moda tambien se había utilizado en otro sentido, para aludir a una nueva ola de feminismo que no echaba necesariamente por la borda las agendas del feminismo de viejo estilo (igual salario, derecho al aborto, etc) pero si tendía a foicalizarse más sobre las representaciones mediáticas como campo de batalla.

(…)

El postfeminismo guarda con el feminismo una relación semejante a la que mantiene el posmodernismo con el modernismo: juguetón allí donde su predecesor era sobrio, haciendo alarde de un sentido de la identidad irónico y provisorio mientras que los primeros “-ismos” creían en un yo auténtico. Ambas configuaraciones “post” alarmaban y ofendian a los tradicionalistas que insistían en que los respectivos “ismos” dificilmente podrían considerarse acabados porque su tarea jamas habia sido llevada a término.

(…)

En un sentido mas concreto, el “post” parece sugerir la posibilidad de reclamar algunos de los aspectos estereotípicos de la feminidad que el feminismo había desechado. La pensadora francesa Luce Irigaray estaba ponderando estas posibildades allá por los ’70: “Una debe asumir el rol femenino deliberadamente. Lo cual significa convertir una forma de subordinación en una afirmación y así comenzar a desbaratarla. “

(…)

Las minorias han adoptado esta estrategia: los homosexuales transforman términos peyorativos como “putos” (queer) o “tortilleras” (dyke) en insignias de orgullo, raperos gangsta hacen de “negro” (nigga) un saludo fraterno. Esta subversión del lenguaje –que invierte literalmente el significado mediante una afirmación de términos negativos, excluyentes- sostiene Irigaray que podría interferir la “maquinaria teorética.” Es una aserción desafiante de la diferencia, un rechazo de las fantasías progresistas de integración y asimilación: no queremos ser igual a vos. Asi como el gangsta rap desconcierta por igual a los blancos liberales y a los negros combativos exagerando los estereotipos mas negativos de la delincuencia negra, del mismo modo las artistas postfeministas han jugado con estereotipos como la vampiresa o la puta. En ambos casos, es una estrategia de doble filo, cargada de potenciales maletendidos.

 

 

El texto nos hace cuestionarnos acerca del postfeminismo: ¿es una reacción antifeminista que nos hace creer que todo está ya superado? O bien, ¿es una ampliación de las metas del feminismo? En este caso, ¿no sería mas correcto y menos confuso dejar de lado el prefijo -post?. En el Estado Español la nomenclatura postfeminista ha sido empleada por parte sobre todo de artistas que se han dedicado a explorar temas que hasta el momento habían estado fuera de la agenda institucional dando lugar a movimientos como el postporno. Sin embargo, no tenemos tan claro como el autor que el -post sea un prefijo sin carga política e intención reaccionaria y que, en cambio, ayude a resignificar el lenguaje, estaríamos de acuerdo con él, en que estaría cargado de potenciales malentendidos. En este sentido, ¿funciona la resignificación en todos los casos? ¿Es posible resignificar la palabra maricón?, y ¿la palabra puta? ¿tienen profundidad y generan cambio social esas resignificaciones?. De la misma manera que hace falta un otro y una interacción para generar una identidad y una subjetividad, nos hacemos la pregunta de si los conceptos pueden adquirir el sentido opuesto y generar un cambio político y no solo estético. Dejamos aqui esta reflexión abierta, en absoluto resuelta, con el ánimo de que sea conjunta, para seguir explorando en próximos posts mas textos de Simon Reynolds.

Anuncios

“Cosita Seria” en el buzón de las Señoras

Hoy os presentamos este mensaje que nos ha llegado al buzón. Gaby González nos cuenta una experiencia sexista unida a un recuerdo musical:

Quería compartir con vosotras esta canción de Aterciopelados. Son una chica y un chico de Colombia, y tienen canciones con letras muy interesantes. En concreto, la canción de “cosita seria”. Yo soy de El Salvador y cuando escucho esta letra recuerdo lo agresivos que eran algunos hombres, en especial los que conducían autobuses y que siempre estaban cerca de mi casa. No dudaban en gritar obscenidades a cualquier mujer, a veces sin importar la edad, pues recuerdo muchas veces tíos viejos que no se cortaban un pelo en decirme cochinadas cuando yo, como mucho, tenía 10 años. En mi país esta conducta no es censurable, no está mal vista para muchas personas. Por suerte, no para todas y siempre hay alguna cosita seria que no se deja humillar.

A ver si os parece interesante como a mí y os gusta. Espero seguir leyéndoos por mucho tiempo. Un abrazo!

Os recordamos que el buzón de las Sras está abierto a posts, sugerencias, experiencias, canciones, peliculas, etc.

srasquehablandemusica arroba gmail.com

El malvado matriarcado mediático

Nueva entrega de nuestra sección “Alucinaciones patriarcales”: el veterano periodista musical Diego Manrique nos explica cómo unas brujas modernas dominan los medios de comunicación en España. El objetivo del aquelarre es imponer el feminismo radical (a la vista están sus logros) y fomentar la represión sexual de la población.  No se pierdan el innovador concepto de “violencia en el seno de las parejas” (no “violencia machista”, ya que los hombres también se llevan lo suyo, como ya sabíamos por el asesor de estadística de Toni Cantó). Esta pieza de periodismo de investigación se puede disfrutar completa en el libro Jinetes en la tormenta (Espasa) o en la web de El País.

Image

Sigue leyendo

En Coachella no hay mujeres

Rescatamos este artículo tuiteado por @buscaeunnovio y que se publicó esta semana en el magazine digital Buzzfeed.

El artículo habla de la infrarrepresentación de las mujeres en un festival tan grande como es Coachella, como leeréis a continuación. Ahora que comienza la temporada de festivales podemos hacer el ejercicio de observación de cuántas mujeres aparecen en los carteles y cuántas hay subidas en los escenarios. ¿Y como técnicas? ¿Y como público? ¿Y camareras? ¿Y como promotoras? ¿Y mánagers?

A Coachella acude mucha gente, entre fans, prensa y otra gente de la industria. El año pasado se juntaron cantidades de unas 20.000 personas cada día durante dos fines de semana. Coachella abarca diversidad de géneros y a varias generaciones de fans, lo que hace parecer el festival más inclusivo para grandes audiencias que festivales más pequeños y especializados. Curiosamente, sin embargo, todavía hay una debilidad cuando se habla del cartel de Coachella: ¿Dónde están exactamente las intérpretes femeninas?

Aunque muchos otros festivales no son mejores en este aspecto, Coachella, que se considera a sí mismo líder de la diversidad en este campo, es el más indicativo de este problema. Buzzfeed ha analizado el desequilibrio de las cuotas de género mediante la comparación de la distribución estadística de cuántas actuaciones con mujeres al frente ha habido, no solamente este año, sino desde que comenzó el festival. La investigación dirigida bajo estos términos concluye que las mujeres han sido severamente infrarrepresentadas en Coachella. Desde sus comienzos en 1999, la cantidad de actuaciones lideradas por mujeres ha sido del 16% sobre el total y en toda la historia del festival no ha habido un año que superase el 25% de artistas. Este año ha sido especialmente desproporcionado en términos de visibilidad de género.

El dato se vuelve mas problemático cuando se compara el número de cabezas de cartel masculinas con el de las femeninas. A lo largo de los 13 festivales, exactamente dos mujeres han aparecido en el nivel mas alto, Björk en 2002 y 2007 y Portishead en 2008. Esto indica que aunque se contraten mujeres en el festival, es improbable que lleguen a puestos más altos que los secundarios, como mucho. Esta claro por el gráfico que se muestra que Coachella ha dado pequeños pasos para la inclusión de género en los pasados años. Pero es especialmente llamativo que el cartel de 2013 está entre los mas dominados por hombres. En una entrevista reciente con el San Diego Union Tribune, el fundador de Coachella, Paul Tollet, afirmó lo siguente: “En general nos gusta la diversidad cuando se trata de montar el festival”. Por lo visto, según parece, debe ser excepto en términos de género.

Image

Tracey Thorn, feminista, sobre Margaret Thatcher

tracey thorn

Los festejos populares que han seguido a la noticia de la muerte de Margaret Thatcher el pasado 8 de abril han brindado la ocasión perfecta para el recuerdo de la politización del pop británico en los años ochenta, como ha relatado recientemente Ivan Conte en Playground (y ya había contado hace unos años en Diagonal).

¿Pero qué lugar ocupa el feminismo en este análisis? Tracey Thorn, desde su larga trayectoria en el pop independiente británico (de sus inicios con Marine Girls, pasando por Everything but the Girl y hasta su actual carrera en solitario) y su activismo anti-Tory junto a Billy Bragg, Paul Weller o The Communards en el colectivo Red Wedge, da una perspectiva distinta sobre la vituperada Dama de Hierro: la de una cantautora pop, feminista y de izquierdas.

Traducimos el artículo que publicó Tracey Thorn en inglés en la web de ITV el 10 de abril de 2013. Sigue leyendo

Canciones feministas cantadas por hombres III: Suggestion de Fugazi

Vídeo

Fugazi es una de las bandas mas girl-friendly de la historia, y no solo eso: una banda altamente politizada, que compuso temas feministas, antiracistas, contra los deshaucios (sí, amigas, ya en los 80/90), que mantuvo la independencia musical a rajatabla fundando su propio sello (Dischord) y que se negaba a subir el precio de las entradas a sus shows por encima de los 10 $. Fugazi recoge lo mejor de la esencia del punk, su actitud, y le añade complejidad musical. Se puede decir que Fugazi contribuyó notablemente al cuestionamiento de la masculinidad dentro de la escena hardcore, un ambiente tan macho, que según los testimonios de las riot grrrls de la época, podía llegar a ser amenazador para las mujeres que participasen. La relación de Ian MacKaye con grupos como Bikini Kill y su aparición en documentales sobre el riot grrrl como Don’t need you, le han valido el título de “varón bonito” de la escena hardcore y riot.

A pesar de esto, cuenta Sara Marcus en su libro Girls to the front  cómo una vez que Fugazi  tocaba “Suggestion” en un concierto una chica arrojó un tampón al escenario porque consideraba que Ian MacKaye estaba cometiendo intrusismo haciéndose portavoz del feminismo.

Tanto MacKaye como Picciotto se convirtieron en gurús de la música independiente de la costa Este norteamericana, pero siempre con una actitud fuertemente politizada y una merecida fama de integridad.

Centrándonos en la canción (podíamos mencionar otras, pero nos hemos centrado en “Suggestion”, que es una de las mas representativas), la canción nos habla de la cosificación del cuerpo femenino, el acoso callejero como violencia simbólica y la violencia sexual contra las mujeres que se ven sometidas al comentario y observación masculina, o bien a la agresión sexual, por el simple hecho de ser mujeres en espacios públicos. Habla también de la estereotipación y asignación de roles de género del patriarcado, tan dificiles de transgredir. Creo que también se está cuestionando el papel de la masculinidad, las fratrías masculinas que no reaccionan frente a la violencia que algunos hombres ejercen por ser algo naturalizado y pocas veces cuestionado.

Suggestion

¿Por qué no puedo caminar por la calle sin comentarios?
¿Es mi cuerpo el unico rasgo para los ojos de los hombres?
Tengo piel
¿Quieres mirarla?

No hay ninguna recompensa en lo que descubres
Pasas tu tiempo viendome sufrir
sufrir tus palabras, sufrir tus ojos, sufrir tus manos
Sufrir tu interpretación de lo que es ser un hombre

Tengo piel
¿Quieres mirarla?
Ella no hace nada para merecer esto
Él solo quiere observarla

Nos sentamos atrás como nos enseñaron
Nos mantenemos calladas como nos enseñaron
El solo quiere demostrar que ella no hace nada para eliminarlo
No queremos importar a nadie

Asi que asumimos los roles que nos asignaron
Ella no hace nada por ocultarlo
La toca porque quiere “sentirlo”
La culpamos a ella por estar alli

Pero todos somos culpables

Suggestion

Why can’t i walk down a street free of suggestion?
Is my body the only trait in the eye’s of men?
I’ve got some skin
You want to look in there?

Lays no reward in what you discover
You spent yourself watching me suffer
Suffer your words, suffer your eyes, suffer your hands
Suffer your interpretation of what it is to be a man

I’ve got some skin
You want to look in?
She does nothing to deserve it
He only wants to observe it

We sit back like they taught us
We keep quiet like they taught us
He just wants to prove she does nothing to remove it
We don’t want anyone to mind us

So, we play the roles that they assigned us
She does nothing to conceal it
He touches her ‘cause he wants to feel it
We blame her for being there

But, we are all guilty

Os animamos a que nos sigáis mandando canciones feminsitas que os gusten, así como colaboraciones en formato post, comentario u otras cosas que os llamen la atención o sobre las que os gustaría hablar.

 

“Escritoras a secas”: el machismo en la crítica literaria

Vídeo

En este vídeo, la escritora Laura Freixas analiza el machismo de una crítica literaria publicada en El País. Atención, porque al final del vídeo se desvela el nombre del escritor firmante de la crítica.

Los criterios de valor que se aplican en este caso no son exclusivos de la crítica literaria. Podrían encontrarse en apreciaciones críticas de otras obras artísticas, cinematográficas o musicales. ¿Qué quiere decir realmente la crítica cuando valora a una artista porque “trasciende el género” o “habla de temas universales”? ¿A qué universalidad se refiere?

Laura Freixas forma parte de la asociación Clásicas y modernas, que aboga por la igualdad de género en la cultura. Aquí podéis firmar su manifiesto.