El riesgo actual de opinar siendo mujer y periodista

Publicamos un texto de la periodista chilena Javiera Tapia en el que denuncia el acoso que está viviendo por criticar el machismo del periodismo musical. Toda nuestra solidaridad y nuestro apoyo.

El día lunes 23 de noviembre publiqué dos columnas en POTQ Magazine (web chilena especializada en música) sobre Feria Pulsar, un encuentro de industria que realiza anualmente la Sociedad del Derecho de Autor, en la que se reúnen sellos, empresas ligadas al negocio musical, charlas y conciertos durante tres días. En el primero, establecí una crítica al funcionamiento de la feria, debido a diversos factores. Incluí comentarios acerca de una exposición puntual. Esta era presentada por Rockaxis, un medio de comunicación chileno y habían tres personas en la mesa de los encargados de guiar la conversación. Uno de ellos era Francisco Reinoso, parte del comité editorial de este medio. Él dijo que los medios digitales eran “blogs que no realizan un trabajo serio, donde no reciben pagos y se quedan contentos cuando les regalan entradas”. Por supuesto, esto lo incluí en mi nota.

El segundo texto que publiqué fue una columna dedicada a una acción de marketing que realizó Rockaxis, el medio de comunicación, en Feria Pulsar. Decidieron hacer un concurso y lanzar una app, para esto, tuvieron tres días a tres señoritas de pie como un ornamento en su stand, para el deleite de los rockeros. Esa misma exposición en donde estaba Francisco Reinoso, aproveché la ronda de preguntas finales para poder preguntarle en público, delante de todos los asistentes, cuál era la relación entre la línea editorial, la música, el rock y el hecho de tener chicas promoviendo algo. El audio de ese intercambio fue grabado y reproducido de manera íntegra. Después de la publicación de estos dos textos, aparece una (más bien dos) nuevas historias y bastante lamentables.

Yo sé que si publico textos en Chile haciendo una crítica, probablemente, me lleve un mal rato. Lo tengo claro. Y esto es porque en mi país no existe la crítica musical. En primer lugar, se cree que hablar de música es simplemente hablar de música y esto rara vez incluye a los elementos que están rodeándola, como medios de comunicación, publicaciones y opiniones, entre otros. Sabiendo esto, mi decisión ha sido publicarlos igual, porque el hecho de que no exista, me hace mucho más urgente la necesidad de que nos demos cuenta de que sólo estamos contribuyendo a un periodismo mediocre, sin análisis ni ideas y miedoso. Esto último, porque temer a publicar un tema y abrir un debate trae consecuencias. Esta semana me di cuenta que son más feas de lo que yo creí, pero existen. Y yo no tengo miedo. Y nadie debería tenerlo.

Luego de publicar ambos textos, diferentes personas, a través de diferentes canales me dijeron que lo mío no era una crítica. Era un texto sesgado y basado en algún problema personal que yo supuestamente tenía con Francisco Reinoso, el periodista que estaba representando a Rockaxis en esa sala, cuando yo hice una pregunta. ¿Por qué cuando una mujer plantea un discurso crítico en público esto se traduce inmediatamente en que tiene problemas personales con alguien? ¿Tan difícil es pensar que una mujer profesional está haciendo su trabajo y en un texto solo expone parte de su razonamiento? Si hubiese sido otra persona la que estuviera en esa charla ese día, la editora del medio, otra persona del comité editorial, el gerente comercial o su director, mi columna hubiese sido exactamente igual, porque apunta a criticar una acción y una lógica de pensamiento, no a una persona.

Más tarde, comencé a ver otros efectos de este texto. La persona mencionada en ambas columnas (le tocó sólo porque era quien estaba presente) se comunicó con el director del medio del cual soy editora. Mi director le mencionó que yo era la editora del medio y también la autora del texto, que hablara conmigo. Él dijo que no le interesaba hablar conmigo. Cuando supe esto pensé ¿acaso estas cosas se arreglan entre hombres? Yo no hubiese tenido ningún problema en escucharlo y recibir sus comentarios.

Cuando yo pensaba que esta historia estaba decantando, pasó algo misterioso. Hace casi un mes (el 23 de octubre para ser exactos) publiqué en el mismo sitio una columna sobre una crítica puntual, sobre un concierto que dio Ariana Grande en mi país y que apareció en un medio generalista, La Tercera. A partir de ella, quise hablar sobre el tratamiento que muchas veces reciben las audiencias de mujeres adolescentes en la prensa y también sobre los prejuicios con los que el periodismo musical se enfrenta a ciertos géneros.

Lo misterioso sucedió el jueves 26 de noviembre al mediodía, cuando me llega un tweet del autor de esa columna que yo estaba criticando. Su nombre es Marcelo Contreras. Un mes después de la publicación de ese texto, misteriosamente en esta semana en la que me llegaron ataques y mensajes odiosos de, por ejemplo, periodistas hombres chilenos y hombres a cargo de equipos editoriales de radio, decidió acusar recibo y lectura de mi columna. Minutos después, veo que mi casilla de mensajes privados está bastante llena. Y es él, nuevamente. Reproduzco íntegramente (con las faltas de ortografía y redacción con las que llegaron a mi bandeja de entrada), a continuación:

“Hola. Acabo de leer tus comentarios sobre la reseña que hice de Ariana Grande. “Si ya no te gusta escribir de música, no lo hagas o, si vas a insistir en hacerlo, intenta que no se note”. Javiera, si vas a dar consejos, tómate tu tiempo y escríbeme, hablemos, discutamos. Yo tengo una opinión sobre tu trabajo también, y la podría hacer pública, pero es más probable que alguna vez te las diga en persona. Eres bien buena para pontificar y sacar en cara que llevas ocho años trabajando. te gusta dar lecciones a diestra y siniestra. est

Está bien, pareces algo resentida en general, pero los recados públicos ¿por qué? Lo siento innecesario.

La musica Javiera, me apasiona. Y hay otras cosas que no, que considero menores. Son juicios, perspectivas. Pero, veamos este caso: no me gusta Ariana Grande y eso me transforma en alguien que no disfruta de la música, que trabaja como obligado. Ni siquiera me conoces, es mucha la liviandad para hacer esos juicios. Los ocho años de carrete que sacas a relucir de tanto en tanto, no se notan mucho porque resultas destemplada. Escribes bien, se nota que te gusta la música y lo celebro. Es más, algunas de las cosas que escribiste sobre Pulsar me parecieron súper bien, como en otras creo que te equivocaste rotunda. Pero, ¿podría entonces yo, por ejemplo, decir públicamente que eres una feminista trasnochada? Ni cagando.

Yo supongo que como eres relativamente joven, crees que el periodismo musical serio empezó con tu generación. En algún momento todos creemos algo así, como el tiempo luego te demuestra que es un error.

Por cierto, los consejos sobre cómo enfrentar una página en blanco me sacaron risas. Llevo enfrentándome a páginas en blanco hace más de 20 años. Supongo que a estas alturas ya debiera tener más o menos claro qué preguntas debo hacerme a mi mismo. Soy viejo Javiera, tengo 43 años. Reporteo y escribo cuando los celulares parecían un aparato de la guerra de Vietnam. Cuando entré a trabajar a radio Cooperativa me tocó lidiar con un tipo de 73 años que estaba muy asustado por la gente joven que llegaba. Era entendible. Claramente estaba en el final de su carrera y yo recién calentando motores. Pero yo no soy un anciano. Estoy pleno. He visto muchísima música en vivo en distintas partes del mundo, probablemente soy uno de los tipos de esta área que ha visto más artistas en directo, no creo fanfarronear, es un hecho por los 12 años que hice esa pega para El Mercurio y los cuatro que llevo en La Tercera. Supongo que algo sabré. Fenómenos de música infantil he presenciado por montones, tengo parámetros, no solo una supuesta falta de interés y tedio, como tan ligeramente asignas. Eres periodista. Cuida tus palabras, que no son gratis”.

Para este periodista, el hecho de que una mujer que trabaja en la misma área que él y que establezca una crítica en público, significa pontificar. Significa enviar recados públicos. Significa estar resentida (además piensa que yo deseo trabajar en un lugar “mejor” y recibir un “mejor sueldo”. Equivocado por lo demás, vivo de escribir sobre música. Me encanta mi vida).

Lo más interesante, es que en este mensaje además de descargar su misoginia por completo (“feminista trasnochada”) y amenazarme al final (“cuida tus palabras, que no son gratis”), me confirma que su visión de la escritura de música en prensa está desactualizada, muy poco reflexionada y que, a pesar de tantos años escribiendo en periódicos, hay algo que pasa por alto. El espacio que él tiene en los medios tradicionales es muy pequeño. Todos los que hemos pasado por la redacción de algún periódico sabemos que lo último que le importa al editor es la sección de música (y eso es algo que en Chile ahora es más evidente). Él no está acostumbrado a recibir críticas, precisamente, por este motivo. Nadie lo critica, nadie lo comenta, no existe un escrutinio de su trabajo ni siquiera dentro, porque a nadie le importa. Y vivir décadas de esa sensación se traduce en una intolerancia profunda a la crítica, como también al desarrollo de un ego bastante venenoso, que crece y crece al no pensarse en el espacio, ni el tiempo.

Mi columna fue algo que se estableció desde un comienzo como una crítica a una publicación, con comentarios acerca de lo que provoca leer un texto como el suyo y jamás a un hecho de su vida privada. Para él, por supuesto, es algo personal. Como si yo por algún extraño motivo estuviese decidida a destruirlo. ¿Por qué? ¿Por qué el matonaje?

Él también decidió comunicarse con el director del sitio del cual soy editora. Por supuesto, la conversación más dura se debe dar entre hombres y el mensaje fue claro: controla a esta pendeja. Sé perfectamente cuáles fueron los contenidos de esa conversación y su forma: fue más violento, también con amenazas y por supuesto, con insultos de última clase hacia mí y mi trabajo.

¿De verdad es necesario llegar a amenazar a alguien por criticar algo que publicaste? ¿Crees que eso te hace mejor profesional, mejor persona? Yo no lo creo.

Ambos periodistas (guardando por supuesto los niveles, Marcelo Contreras es directamente un matón de cuarta), me demostraron que en el 2015 el hecho de que una mujer construya un discurso crítico en público sigue siendo problemático para algunos. Sigue viéndose como algo que una histérica quiere decir para vengarse por cuestiones personales (en este caso es más inverosímil este argumento, porque no los conozco en persona).

Yo sé que lo que publico en algunas ocasiones puede incomodar a algunos sectores. ¿Cuándo se nos olvidó que este es uno de los trabajos que debe hacer la prensa? ¿Por qué la musical debiera estar exenta de ello? ¿Por qué para muchos hablar sobre el lugar que ocupa la mujer en diferentes áreas de la industria musical es algo extra musical? Esto, además de demostrarme la misoginia naturalizada en el medio en el que me desenvuelvo, también deja expuesto triste: aún no se puede debatir y no puede existir un diálogo argumentado entre quienes escribimos sobre música en Chile.

Si publico esta experiencia, no es porque pretenda victimizarme. Probablemente, lo que esperaba Marcelo Contreras con sus amenazas y lo que pretendían ambos periodistas con las llamadas al director de mi medio era callarme. Una está acostumbrada a quedarse en silencio cuando suceden cosas así y opté por ser más valiente, no tener miedo y exponer todo esto, para que se sepa a qué nos enfrentamos las mujeres, muchas veces, durante nuestra vida laboral. Tuve dudas de exponer esta situación hasta el último minuto y creo que esa es la prueba empírica de la presión a la que frecuentemente estamos sometidas y, a la que muchas veces, cedemos. Para mí esto nunca fue personal. Desde el momento en que comencé a recibir amenazas, sí se convirtió en eso.

Anoche, luego de que pasara todo esto fui a cubrir un concierto. En la puerta del teatro se me acercó una periodista que no es mi amiga, pero sí nos conocemos. Me saludó, me dio las gracias por las columnas y me dio un abrazo. Fue precisamente en ese momento, en el que sentí que lo que estoy haciendo al tener una agenda feminista dentro del periodismo musical, es el camino correcto.

Anuncios

Chicas histéricas y hombres expertos: pop y autenticidad de género

Hoy las Sras publicamos un super regalo en forma de post de lo mas completo que nos hacen desde el muy recomendable Palomitas en los ojos sin ser nosotras sus madres ni nada de eso:


Chicas histéricas y hombres expertos: pop y autenticidad de género.

Este artículo ha sido realizado con la prestigiosa beca “PostxDrinks” en el que las autoras del blog colectivo Sras que hablan de musica invitan a un copazo por cada post que les escriba, por ese motivo este artículo se publica conjuntamente en Sras que hablan de musica y Palomitas en los ojos.
Si se considera usted un explorador de la cultura popular, uno de esos tipos que rebuscan la poética actual en los discos de rock, la estrategia futbolística del Barça y su adicción a la Mahou, ya sabe, uno de esos que llevan siempre camisetas de festivales de música extravagantemente caros y pantalones pitillos que lucen moderno pero que reducen sustancialmente el nivel de espermatozoides utilizables, no necesitará que venga una maricona como yo a hablarle de un libro como “Subculturas (el significado del estilo)” de Dick Hebdige. Si, en cambio, usted no se ajusta a ese estereotipo, me siento autorizada a realizarle una pequeña introducción que aclare la necesidad de este artículo: el libro de Dick Hebdige está considerado un texto fundamental para los estudios culturales desde su publicación en 1979 (y eso nadie lo discute), especialmente en el campo del análisis de las subculturas, tema al que mete mano utilizando herramientas como la sociología, la semiótica e incluso el marxismo al enfatizar los contextos sociales, económicos, históricos y de clase de cada uno de los grupos estudiados como los teddy boys, los mods, los rockers y los punks.
Por otro lado, ustedes, mujeres velludas y hombres afeminados, modernas todas, no dudo de que se maravillaran ante la pertinencia de la propuesta y aplaudirán que el libro se haya traducido al castellano (¡¡con 25 años de retraso!!) pero estoy casi segura que esa alegría se verá empañada de manera revanchista y un poco amargada por un razonamiento muy parecido al que sigue: “vale, ese libro estudia los contextos sociales, económicos, históricos y de clase de las subculturas, pero…¿y el vector género?”. Ay, hija, el vector género no pides tú poco… Pero, no, no se preocupen porque alguien se les ha adelantado y sus inquietudes fueron pronto trasladadas al propio autor, quien allá por 1980, tuvo que leerse la crítica de nuestra heroína, la académica pop Angela McRobbie quien publicaba por esas fechas un artículo titulado “Settling accounts with subcultures: a feminist critique”, en el que exponía que ella había leído y releído el libro, lo había puesto cabeza abajo y lo había zarandeado y por allí no aparecían chicas por ningún lado. Una carencia muy llamativa porque la propia McRobbie y su amiga Jenny Garber habían dedicado un artículo esencial al tema de la subculturas y las chicas en 1977 “Girls and subcultures”, es decir, dos años antes a las publicación del libro de Hebige y que es el que hoy nos ocupa ya que las traducciones de la McRobbie al castellano ni están ni se las esperan.
Existe una frase mítica del antropólogo Claude Lévi-Strauss que podría servirnos de perfecta introducción del modo en el que la sociología y los estudios culturales han tratado tradicionalmente la presencia femenina dentro de las subculturas juveniles y es esa en la que a la hora de describir una aldea expuso: “Los hombres se fueron a cazar, el poblado se quedó solitario, sólo estábamos las mujeres y yo”. A pesar que de todos podemos pensar que las señoras zulúes y los antropólogos androcéntricos son también personas y por lo tanto cuentan, uno no puede dejar de sentir que desde los estudios culturales muchos especialistas en culturas juveniles se han visto próximos a pegarse un tropezón parecido y escribir: “El bar quedó solitario sólo quedamos las novias de los teddy boys/moteros y yo” y quedarse tan panchos, oiga. Aunque haciendo justicia a la verdad sociológica es probable que al marcharse los mods, los bares quedaran desiertos por la simple y llana razón de que las mujeres, las mujeres jóvenes inglesas de los 50 y 60, no estuvieran allí. Ese parece un buen punto por el que comenzar a estudiar las subculturas femeninas, el puntualizar, tal como lo hizo McRobbie en los 70, que el género es un elemento clave para analizar el consumo de cultura popular, y que si se aplica como es debido se llega a la conclusión de que las chicas han consumido tradicionalmente cultura popular de manera distinta que los chicos: no en la calle convirtiendo sus gustos musicales o de vestimenta en signos identitarios colectivos sino en la intimidad del hogar, ya que entre otras cosas para la sociedad inglesa de los 50 que una mujer joven merodeara en la calle podría asimilarse a una invitación sexual. En “Girls and subcultures” McRobbie y Garber exponen que la industria del ocio norteamericana e inglesa a partir de los 50 se dirigía tanto a chicos como a chicas, pero que las chicas utilizaban estos elementos de manera distinta insertándolos en rituales hogareños que se fabricaban en torno a experimentar con peinados, maquillarse y probarse ropa. Rituales que sin embargo no excluían otras actividades públicas como bailes o guateques.
Angela McRobbie

Junto a esa separación entre espacio público y hogar existen otras diferencias significativas como que en palabras de esta autora: “los chicos tienden a ser más participativos y técnicamente informados en su relación con el pop” algo que según McRobbie se extiende hasta un estilo tan aparentemente igualitario como techno-pop, “mientras que las chicas se convierten en fans y lectoras influidas por medios como comics románticos o revistas sobre cantantes”. No obstante McRobbie y Garber no eliminan completamente a las mujeres de la fotografía de las subculturas y exponen que existieron teddy girls al mismo tiempo que analizan la figura de la motera, la chica mod o la hippy, que insertas en distintos espacios culturales tuvieron que verse con toda una colección de circunstancias que no las situaban en una posición predominante en esos grupos.
Teddy girls

Circunstancias como la doble moral sexual, los salarios más bajos (menor posibilidad de gastar en ocio), las dificultades de acceder a la contracepción, la dependencia de la mujer trabajadora del salario del marido (caso de las subculturas obreras), así como la estricta vigilancia que tradicionalmente se ha ejercido sobre las chicas jóvenes. Un buen resumen de ello sería la afirmación de McRobbie de que el término subcultura ha adquirido un carácter tan masculino que las chicas se sienten excluidas de ella y un buen ejemplo de la pervivencia de ese sentimiento lo encontré cuando hace un par de semanas me invitaron a explicar estas tontunas en el máster de feminismo de la Complutense y una de las alumnas explicó como en más de una ocasión en conciertos de música hardcore le habían pedido que se pusiera detrás porque “sino no podían empujar a gusto” (yo pensé “creía que ya no quedaban caballeros que parasen un pogo para que una damisela cruzara la sala”). Lo interesante de ese testimonio de la compañera no sólo fue que subrayaba el machismo en un entorno que no esperábamos –música punk, casa okupa, veganismo etc. etc.- sino que según sus propias palabras cuando llegó la hora de dar botes, no tenía nada que envidiar a los chicos, afianzando ese androcentrismo propio de las subculturas por las que tanto los hombres como las mujeres pueden ser recompensados pero sólo si son o se comportan masculinamente. O dicho de otro modo: en las subculturas pueden haber chicas pero en las filas de atrás para que no se lastimen, las de las filas de adelante ya saben lo que les toca…
Un buen ejemplo del androcentrismo dentro de la cultura mainstream podría ser el video-canción de Jessie J “Doing like a dude” (Portándose como un tío):

En “Girls and subcultures” McRobbie y Garber hablan de una subcultura propiamente femenina, la de las teennybopers, una subcultura pop femenina que desde los 50s –post Guerra Mundial- ha sido alimentada a base de comics, revistas y un flujo ininterrumpido de estrellas de la canción, destinada básicamente a mujeres pre-adolescentes, es decir, las fans de toda la vida. Las teenyboppers han ido saciando su hambre pop con estrellas como Frank Sinatra, Los Beatles y el bubblegum pop que fue esa operación comercial a base de grupos desconocidos que hacían música en cadena y en forma de singles (las adolescentes no tenían para pagarse lps) con grupos como The Archies (“Sugar”) o The Monkees que es considerado el primer grupo prefabricado de la historia. Junto a estos también podríamos relacionar a las teenybopers con los grandes grupos de chicas de los 60s (Shangri-Las, Crystals, Supremes…)-hace un tiempo le dediqué un post a ese tema en otra entrada- así como con los modernos fenómenos de fans como Justin Bieber. Ya sólo echando un vistazo muy superficial a los intereses de ese grupo vemos que una de las primeras diferencias con subculturas masculinas es que consumen música pop completamente empaquetada que emerge de corazón de la industria y que, por ello, según McRobbie y Garber, pudiera ser considerada como menos creativa que las subculturas masculinas. Sin embargo está marcada por unos intereses y circunstancias particulares entre las que deberíamos de destacar el modo en que las chicas interactúan entre sí.


Repasemos brevemente los elementos que según McRobbie y Garber marca a este grupo:
. La música y el tipo de ocio se acomoda al consumo del hogar: las chicas tienen menor libertad de movimiento que los chicos, especialmente en las calles.

.No es una subcultura restrictiva: no requiere un compromiso con ideas interiorizadas sobre lo que es “cool”, es barata tanto en uniformes como en revistas / discos y los conciertos son tan escasos como para considerarse amenazas.
.No existen riesgos sexuales: para las chicas de esas edades los chicos reales son percibidos como entes amenazadores y la mayoría de ellas, sean de la clase que sean, quieren retrasar el momento de los besos. Los ídolos fantásticos del pop no hacen esas demandas ya que quieren a sus fans sin pedir nada a cambio.
.Sirve para construir fantasías escapistas: Ser adolescente, chicas, es un stress y las fantasías que se construyen alrededor de los ídolos teen a través de narraciones como encontrarlos en el super o ser elegida entre la primera fila de un concierto sirven de válvula de escape para las (altas) demandas diarias de los estudios o el trabajo, no estando, además, exentas de un fuerte componente sexual. No podemos obviar que esta construcción romántica que se elabora a través de revistas, programas de tele/radio y actualmente internet tiene su lado oscuro ya que según McRobbie y Garber la idealización del teen idol “lleva implícita la subordinación de la mujer al hombre, anticipando la subordinación de la esposa al marido” y presentando una forma idealizada de matrimonio.
Sin embargo, pese a esa pasividad sentimental y consumista, McRobbie y Garber exponen que al declararse como fans las chicas están actuando activamente trastocando ese esquema de fan femenina pasiva frente a estrella masculina activa. Y al hacerlo están creando una identidad femenina en un contexto cultural comercial, una identidad que se corresponde a las características esenciales de las subculturas como fenómenos sociales de “retirada” (del mundo adulto o laboral) y “preparación” (para integrarse a él) que en este caso y según McRobbie están especialmente marcadas por las ansiedades que provoca moverse por el mundo de la sexualidad adolescente. De este modo la retirada significaría un alejamiento del mundo adulto y masculino ya que son grupos femeninos cerrados e inaccesibles a los chicos (alejados del ojo masculino que podría ridiculizarlas), los padres y madres, los y las profesoras. Como subcultura, pues, estaría marcada esencialmente por el modo en que las chicas interactúan entre ellas a través de una férrea solidaridad defensiva entre los grupos de teenyboppers que no suelen ser grandes en número. El tema de la “preparación” se podría vincular a como se anticipa el mundo sexual a través de la devoción por el idol y a través de (posibles) rituales semi-masturbatorios femeninos. McRobbie y Garber hacen una definición del fenómeno que no sólo es ajustada sino que creo que es pura poesía académica, lean y fíjense lo que es escribir bien:

“Debemos entender las culturas Tennyboppers como un modo de comprar tiempo dentro de la cultura comercial mainstream y del mundo real de los encuentros sexuales mientras a la vez se imaginan esos encuentros con la ayuda de las imágenes y los productos que proporciona la propia cultura comercial mainstream, desde el espacio seguro de la exclusividad femenina de un grupo de amigas”

Las Vivian girls han leido a la MacRobbie

Este texto fundamental tiene, claro, sus cuantos años y en la escena de la música enlatada para adolescentes han pasado muchas cosas y algunas claramente contradictorias. Según mi punto de vista que está más marcado por ser una aficionada a la cultura pop que por ser una experta en música, creo que la música para chicas adolescentes sigue siendo considerado el escalafón más bajo de la música pop pero paradójicamente sus formas industriales han sido adaptadas como una de las herramientas más poderosas del (casi) difunto negocio musical. Pensemos por ejemplo como la celebridad articula el actual estrellato musical y veremos que prácticamente desde la aparición de la MTV y desde que las radio fórmulas descubrieron el poder consumista de las adolescentes la música pop contemporánea se basa en la sucesión de una serie de estrellas (Adele, Christina Aguilera, Beyoncé, Kelly Clarkson, Miley Cyrus, Ke$ha, Lady Gaga, Nicki Minaj, Katy Perry, P!nk, Rihanna, Robyn, Shakira, Britney Spears, Taylor Swift y Carrie Underwood) que sacan una serie de singles musicalmente indiferenciados y que llenan el escenario de prácticas para musicales, que si la camiseta, que si la chapa, que si la mochila… Hecho que no es baladí, amigas, ya que dado que el concepto de estrella musical de facto articula el negocio en una serie de plataformas que vienen a sustituir la antigua venta de discos –que si el single para el ipod, que si el concierto acontecimiento, que si la marca de ropa, que si la página web- el universo pop se llena de información biográfica (que si ha engordado, que si su novio se ha vuelto marica, que si le quitan la custodia de sus hijos por posesión de cocaína, que si se ha enrollado con una dj) que no sirve absolutamente para nada ya que, como decíamos, musicalmente no podemos diferenciar a una de otra… bueno, a ciencia cierta, sirve para algo, sirve para crear un relato que circula por todas esas plataformas. Es decir, cuando compras la ropa que diseña Shakira, es un pour parler, estas consumiendo a Shakira del mismo modo que si escucharas su música…
Cuando existían Take That y los aeropuertos estaban llenos de fotos de terroristas

Take That, smells like teen spirit

Este debate nos lleva a otra interesante cuestión: si la música mainstream es falsa y femenina, ¿la música indie es masculina, es decir, se construye en base a discursos masculinos? Yo, por ese terreno no me quiero meter porque los indies se conoce que tienen muy poco humor y sólo son irónicos para soltar mierda machista, pero como oyente de Radio 3 no puedo dejar de constatar que ciertos discursos sobre el grano de voz de un cantante, la calidad cruda (raw) de su música y la insistencia en que la biografía del artista influye en su obra se pueden contraponer fácilmente a ciertos discursos sobre la feminidad de la música hiper producida (¡¡ese vocoder!!), fácil y comercial que son, por otro lado, atributos de toda la vida ligados al pop. Del mismo modo la figura del aficionado a la música indie se articula como un conocedor mientras que la fan de la música pop articula pública y mediáticamente toda una serie de discursos sobre el histerismo femenino, la idiotez de las mujeres adolescentes y los excesos del consumismo fanático.
Pero este artículo quedaría cojo si no señalamos que junto a esa tendencia que ha convertido en mainstream los mecanismos de la música para chicas, la industria musical occidental ha cambiado hasta convertirse en un escenario muy complicado como para producir esa música tonta y fácil que tanto gusta a las chicas adolescentes y a las que nos sentimos chicas adolescentes. Cambios que van desde contenidos de las canciones (las múltiples referencias a drogas de las canciones de Nicki Minaj) hasta la información sobre la estrellas que corre de manera enloquecida en la era de internet logrando que nos enteremos a tiempo real de las meteduras de pata de Justin Bieber: ya sea que escribe una tontería en el libro de visita de la casa de Ana Frank o que le hackean la cuenta de twitter y confiesa falsamente que es gay (¿se imaginan a una fan de los 50 recibiendo noticias sobre la vinculación a la mafia de Frank Sinatra?).
Nuevo Pop coreano para fans

Por eso las personas que necesitamos ese tipo de música en nuestra vida diaria hemos tenido que saltar al escenario global para descubrir que la verdadera mierda está en el pop coreano, el k-pop, que se ha convertido en una amplia y robusta industria cultural que domina todo oriente. Una industria organizada en fábricas de idols y cuyas aficionadas, especialmente las occidentales, se han convertido para mí en la élite de las teens y cuyas sofisticación a la hora de consumir pop dejaría en pañales a cualquier redactor de revista de tendencias musicales indies, pero eso lo dejamos para otro día que las señoras que hablan se tendrán que currar otro cocktail…

Os animamos a mandarnos vuestras colaboraciones,experiencias, historias,comentarios,videos,canciones o lo que querais publicar a srasquehablandemusica (arroba) gmail.com
Muchas veces nos mandais vuestras sugerencias sobre algun tema que os llama la atención pero no siempre podemos convertirlas en posts, asi que si os animais a darle forma mucho mejor. Después, si eso,ya hablamos de lo de Drinkxpost.

Buzón de las Sras.: Humor crítico

Hoy publicamos un mensaje sobre violencia obstétrica que una lectora llamada Astrid nos ha mandado al buzón de las Sras., ilustrado por unos videos de la cómica argentina Malena Pichot en el papel de La Loca de Mierda y, en su nueva faceta, Cualca. Son especialmente interesantes porque Malena Pichot no es una artista underground, por lo que estos videos son vistos por el gran público, al cual llega un mensaje que muchas feministas nos esforzamos por difundir sin que llegue, a veces, a tanta gente. ¡Disfrutadlos!

Hace algunos días una de mis mejores amigas me comenta, vía whatsapp, que en una consulta ginecológica le ocurrieron dos cosas cuanto menos “curiosas”. La primera de ellas, que al estar esperando el turno para entrar, una señora inició conversación con ella preguntándole el motivo de su consulta, concretamente si era por un embarazo. Mi amiga le respondió que no, y la señora inició su discurso retrógado acerca de la obligatoriedad de tener hijos que recae sobre la mujer.

Además de esto, al entrar a la consulta, la ginecóloga le pregunta si toma anticonceptivos orales. Mi amiga le responde que no, porque no tiene pareja estable. Luego le pregunta por los cambios de humor, mi amiga le responde que sí los sufre. Al final de la consulta la médico le diagnostica algún desequilibrio hormonal y le dice que con el tratamiento que le va a recetar ya no sufrirá esos ataques de mal humor y le será más fácil conseguir pareja. ¿Qué tal? ¡Tócate los… ovarios!

La cosa es que, tras escuchar esto, y hablar un poco de lo terrible que fue la actuación de la ginecóloga, de lo machista que es la sociedad pese a que estamos en el siglo XXI, y todas estas cuestiones, le hice llegar a mi amiga algunos vídeos humorísticos que critican este tipo de situaciones, y que me gustaría compartir también con las “señoras que hablan”.

Son vídeos de un colectivo argentino llamado Cualca, encabezado por Malena Pichot. (@malepichot):

1. Negación: Las mujeres son las mayores enemigas de las mujeres.

2. Violencia obstétrica.

3. Revistas femeninas.

4. Cena de parejas.

¿Qué tal? Tristemente la mayoría de las mujeres hemos pasado por una o varias de las situaciones que se representan. Lo “bueno” es que no estamos solas, lo malo es que necesitamos reafirmarlo.

 

Si queréis que publiquemos comentarios, historias, canciones, posts que se os ocurran, escribidnos a srasquehablandemusica (a) gmail.com

“Cosita Seria” en el buzón de las Señoras

Hoy os presentamos este mensaje que nos ha llegado al buzón. Gaby González nos cuenta una experiencia sexista unida a un recuerdo musical:

Quería compartir con vosotras esta canción de Aterciopelados. Son una chica y un chico de Colombia, y tienen canciones con letras muy interesantes. En concreto, la canción de “cosita seria”. Yo soy de El Salvador y cuando escucho esta letra recuerdo lo agresivos que eran algunos hombres, en especial los que conducían autobuses y que siempre estaban cerca de mi casa. No dudaban en gritar obscenidades a cualquier mujer, a veces sin importar la edad, pues recuerdo muchas veces tíos viejos que no se cortaban un pelo en decirme cochinadas cuando yo, como mucho, tenía 10 años. En mi país esta conducta no es censurable, no está mal vista para muchas personas. Por suerte, no para todas y siempre hay alguna cosita seria que no se deja humillar.

A ver si os parece interesante como a mí y os gusta. Espero seguir leyéndoos por mucho tiempo. Un abrazo!

Os recordamos que el buzón de las Sras está abierto a posts, sugerencias, experiencias, canciones, peliculas, etc.

srasquehablandemusica arroba gmail.com

Langosta macho: un recuerdo del Popfest 2012

Comentario llegado a nuestro buzón: “Os cuento lo del Madrid Popfest 2012. Estaba con un par de amigas  y les comenté que me sorprendía que hubiera tan pocas chicas entre el público. El ambiente me parecía muy poco macho. Me dijeron que era proporción normal de chicas y chicos en Madrid. La que había estado el año anterior me dijo que sí, que el ambiente también fue poco macho. Vimos a Golden Grrrls, Los Ginkas y Phil Wilson. Comenzaron a tocar Close Lobsters y el cantante se puso a hacer poses de machito asquerosas. También poses de rock de estadio, como si tuviera a miles de personas delante. Sigue leyendo

El buzón de las Señoras: biografía musical

Vídeo

Gema Luque comparte con nosotras su tumblr y un video que surgió en el 98lab del ZEMOS98.

Empecé a investigar sobre como la música y todo el amor romántico que se plasma en ella ha afectado mi identidad, realicé una “autobiografía musical” con la que creé un relato que se convirtió en un vídeo.

Es interesante analizar como nos vamos construyendo en función de los mensajes que interiorizamos que se terminan constituyendo en ocasiones como verdaderos mandatos que orientan nuestra identidad. No es algo irrevocable pero tal vez el peso de la cultura sea mucho mayor que el que suponemos. En este caso, y en la mayoría, estamos hechas de canciones que exaltan el amor romántico, la dependencia, la idealización, pero conviven con otros mensajes de empoderamiento, de lucha, de fuerza, de reafirmación y desde estas contradicciones nos relacionamos. El pensamiento crítico se hace aquí mas relevante y fundamental para la supervivencia de nuestro verdadero deseo.
Os invitamos aqui a que nos dejeis en los comentarios, o si lo preferís por email, las canciones que han sido importantes en vuestra vida.

La trastienda de los grupos de chicas

Haim-Dont-Save-Me-by-Austin-Peters

Ha llegado al buzón de las Señoras (srasquehablandemusica[a]gmail.com) la experiencia de una música en un grupo de chicas pop.

Lo que nos cuenta nos dice mucho de cómo se sigue construyendo la imagen de los grupos de chicas y las implicaciones que tiene para las mujeres que quieren dedicarse profesionalmente a la música.

Me he sentido muy identificada con los artículos, y os escribo para compartir algunas experiencias que he tenido como música: con mi grupo de rock-metal-progresivo nunca he tenido ningún problema por ser chica, al contrario, pero recientemente, me enrolé en un proyecto de “grupo de chicas pop” tras el que había un productor, y en el que me soltaron perlitas como las que siguen:

– “Suerte que eres joven y no tienes más de 25 porque sino ya queréis tener hijos y todo eso” (se ve que a partir de los 25 nos volvemos indefectiblemente, máquinas de parir, y ya no podemos hacer música).

– “Idea principal para el videoclip: short y enseñar piernas” (la carne ante todo).

– “A ver cuándo te dejas el máster ese que estás estudiando y te dedicas a esto por completo”. (Debo aclarar que el máster que estoy estudiando sólo me ocupa 4 tardes a la semana, y que la dedicación al grupo era a cambio de nada. Dudo mucho que a un hombre en la misma situación le pidan eso…).

Por supuesto, el objetivo de la banda es primar la imagen por encima de la música y perpetuar el estereotipo de chicas tontas que enseñan más que tocan. Una pena.

Comparto mi experiencia porque estas actitudes son muy comunes en el mundo de la música, y algunas mujeres lo aceptan y les acaba pareciendo algo normal, e incluso lógico. Como podréis imaginar, me echaron del grupo por no callarme ni tragar con todo.

A los grupos de chicas “prefabricados” se les presupone este tipo de artimañas. Lo que no se suele poner sobre la mesa es que trabajar como música profesional en un grupo supone asumir ese papel estereotipado (de género) y renunciar al reconocimiento profesional.

Por supuesto, la imagen construida se proyecta y reproduce como modelo de “música” ante todas las mujeres que se quieren dedicar a la música.

Sería interesante también plantearse si estas exigencias se dan en mayor o menor medida, o en modalidades diferentes, en diferentes estilos musicales.

Tampoco nos queda claro en la experiencia de esta música si el grupo en el que participó escribía sus canciones. En todo caso, es un buen aviso para mantener una actitud crítica y no olvidar plantearse siempre hasta qué punto tienen los grupos de mujeres autonomía y control sobre la imagen que proyectan. Si habéis tocado en un grupo de chicas, ¿cuál ha sido vuestra experiencia en la industria?