Miley Cyrus en la punta del iceberg

rs_600x600-130826140920-600.god-mileycyrus-meme.cm_.82613.jpgA juzgar por los miles de tuits y las veces que se ha dicho twerk en la televisión estadounidense, lo que hizo Miley Cyrus en la pasada entrega de premios de la MTV, junto a una panda de osas fiesteras, sacudió los cimientos de la civilización occidental.

Sigue leyendo

Anuncios

My Bloody Valentine, las mamás indies y Twitter

En pleno debate sobre si las reuniones de grupos nos idiotizan o nos rejuvenecen (o a quién queremos engañar con el intento), Joan Vich nos enviaba hace un par de días este artículo que plantea cosas interesantes sobre lo que supone ser una viejuna indie.

Algunos fragmentos del artículo:

“Un conocido retuiteó a un amigo común. No puedo citar sus palabras exactas, porque me ha bloqueado, pero era algo como:  ‘En todo el país, ahora mismo, los papás indies (indiedads) les están contando a sus hijos que no, que siempre fue así, que entonces las voces tampoco se oían’.

(…) Mentiría si dijera que no me lo pensé dos veces antes de contestar ese tweet, porque siempre hay un momento en el que parpadeas. Es muy mal negocio. ¿Se lo van a tomar como lo que es, una leve protesta y una corrección, o provocará una discusión? Pensé: no, no pasará nada. (…) Conozco bastante bien al que puso el tweet original, he estado con él en el pub, conozco a su esposa indie, he ido a conciertos indies con uno y otra.

Y respondí: ‘Papás indies (indiedads). Porque no había mujeres que escucharan a MBV. Y eso que en realidad hay 2 mujeres en el grupo’. Ligero, informal e irónico. Una referencia al hecho de que hubo un tiempo en que Bilinda era conocida en Londres por ser la típica Mamá Indie y en sus primeros conciertos llegó a tocar con su propio bebé indie colgándole de la pierna.

El tweet de respuesta que esperaba: algo como ‘Jaja, tienes razón, me encontré a la esposaindie en un concierto de los Pastels y piensa que el nuevo disco es (BUENÍSIMO / horrible / un regreso formal / no suficientemente C86 / lo que sea)’.La respuesta que tuve: ‘Es sólo mi experiencia personal, vuélvete a la cueva, te bloqueo’.

Dios, es la opción B, ya se me ha estropeado la tarde.

(…) ¿Y esto qué más dá? Pues sí que da porque, en primer lugar, en vez de escuchar el mayor acontecimiento del indie pop en 22 años, ahora estoy llorando delante de la pantalla, dándole vueltas a una reacción personal superhostil para la que no estaba preparada. Y porque, obviamente, la cosa no es que un tío indie haya sido desagradable conmigo en Internet. Son años y años de encontrarse con insultos, con intimidación, con que me digan que estoy ‘loca’ o soy inoportuna o desagradable o simplemente estoy como una cabra por decir una y otra vez: ‘El mundo no es como tú lo representas. También hay mujeres’.

(…) ‘Los papás indies (indiedads) de todo el país están…’ es una generalización que extrae conclusiones de género sobre quién escucha música, sobre cómo se transmite el  conocimiento musical a tus hijos e hijas, etc. ‘Qué va, no es verdad, sólo describe una situación’, diréis. Pero lo que se omite en la descripción es tan importante como lo que se deja ver. A lo mejor no te das cuenta hasta que eres tú la que constantemente y cotidianamente quedas excluida de esa descripción. Que tú, como hombre (o como persona blanca, o heterosexual, o lo que sea) llegues a una conclusión a partir de tu situación personal y la generalices a todo el mundo, sin darte cuenta ni siquiera de a quién has dejado fuera, es un problema.

(…) Hay otra pieza fundamental en este rompecabezas. Uno de los efectos más graves de asignarle un género a las cosas es que la gente –por lo general las mujeres– queda expulsada de ese espacio. (…) Se me ocurre comprar una entrada para un concierto de Nu-Gaze ​​con toda la descendencia musical de My Bloody Valentine, y noto que no va a tocar ni una sola mujer. Y no compro la entrada, y el público del concierto se vuelve todavía más masculino, reforzando la idea de que el Nu-Gaze ​​es ahora algo de código masculino. Ésta es la mayor diferencia entre el indierock en 1991 y indierock en 2013, no comprar el nuevo disco de My Bloody Valentine  sin salir de la cama. Es que en 1991 la mayor banda de indierock estaba compuesta por un 50% de mujeres. La mitad del público eran mujeres. Y a nadie le parecía raro.

(…) Yo misma me he dado cuenta de que en conciertos de grupos con un público de más edad hay muchos hombres que mujeres y las mujeres parece que se vayan quedando fuera. ‘En 1997 mi mujer iba a todos los conciertos indies conmigo’, me han dicho lamentándose amigos varones. ‘¡A las mujeres ya no les interesa la música!’. Vaya, ¿tu mujer ya no puede estar al día con un hobby caro y que requiere mucho tiempo? ¿En serio? A lo mejor tendrías que reconsiderar tus decisiones respecto al cuidado de tus hijos/as y la división familiar del trabajo, en lugar de reconsiderar lo que les gusta y no les gusta a las mujeres. Pero esa conversación es mucho más incómoda, ¿no? Mucho más fácil acusarme de ser la que salió de una cueva.

De esta forma las mujeres desaparecen de la conversación, no sólo una vez, sino dos veces. La primera vez, cuando la música de la gente mayor (sic) se convierte en terreno exclusivo de los ‘padres’ (dads) y llegan todos esos conciertos 100% masculinos, y listas de final del año 100% masculinas y la tienda de discos de la que misteriosamente han desaparecido todas las mujeres. Ésa es una eliminación por omisión.

Y después, una segunda vez, y ésta es más difícil de abordar. Ese momento en el que yo, como mujer, tengo que elegir entre ‘trágatelo o estropéate la tarde’. Ese momento en que le dices a una mujer que está loca y la expulsas de la conversación en lugar de responderle, como si fuera un ser humano de verdad con un argumento válido que puede estar tan basado en su propia experiencia como tu propio comentario. Ésa es una eliminación intencionada y para mí es peor.”

——————————————————————————————————————-

Gracias a Karen por dejarnos traducir fragmentos de su texto. Aquí está todo el artículo en inglés.

¿Qué pensáis las viejunas y los viejunos del lugar?

El misterioso caso de la coleccionista

196332_518393764867047_437053726_n

Hoy estrenamos el buzón de las Señoras (srasquehablandemusica[a]gmail.com) con lo que nos cuenta Suso sobre el sexismo en el mundo del coleccionismo de discos.

El revuelo creado en varios foros sobre coleccionismo en torno a la coleccionista Frida Giannini, directora creativa de Gucci, es una buena muestra de la magnitud y la complejidad de las reacciones que genera la presencia de mujeres en ámbitos musicales masculinizados. Un debate entre la perplejidad y la autodefensa, en el que se mezclan estereotipos de género, clase y estatus, y cuestiones de identidad, autenticidad y autonomía en el gusto. Yeah.

Esto es lo que nos cuenta Suso:

Últimamente ando algo obsesionado con blogs y entrevistas a coleccionistas de discos. Por lo general, todos son hombres. Pero recientemente en un grupo de Facebook sobre coleccionismo han subido la foto de una mujer con su enorme colección. Pues bien, además de que el número de comentarios es muy superior al habitual.

blogcol1

Los comentarios que escribe la gente son muy distintos a los que ponen en las fotos de hombres coleccionistas. Por ejemplo, comentarios del tipo:

1. Es mujer, así que escuchará mierda

Λουκας Βουνο what kind of lps?like eros ramazzoti?anyway, 7000 are to many! El sábado a la(s) 14:45 · Me gusta
Kristen Hache its not quantity, its quality. if those are all lady gaga and hanson presses, it dont mean a thing.El sábado a la(s) 14:52 a través de móvil · Me gusta · 3
 

2. Tiene muchos, pero…

Aprek SixtyTwo Over 7000 records and yet to learn how to handle a vinyl! El sábado a la(s) 15:12 · Me gusta · 24

Julian Bickmore A big collection isn’t the be all and end all . It’s the quality of the collection that counts . How many of these 7000 will get played ? . I realise there will be some gems in there, but there isn’t enough time in the day El sábado a la(s) 16:22 · Me gusta · 1

MurPan-Audio Murat Pancaroglu She dont known how to touch vinly..Sadly.. Ayer a las 10:11 · Me gusta · 6

Ann Meyers Does she use them? Hace 20 horas a través de móvil · Me gusta · 1

Dale L. Sadler She is putting her oily fingers on the grooves…. El sábado a la(s) 17:43 · Editado · Me gusta

Emek Can Tülüş somebody must teach that lady how to handle a record.

3. Demasiados discos para una mujer, algo no me cuadra, buscaré algo más de información

Terry D El The article mentions that her uncle was a dj and passed his collection to her. Ayer a las 16:31 a través de móvil · Me gusta

Jennifer Levin Atocha She inherited the collection from her uncle. But good for her that she listens to them instead of throwing them in the garbage. Or at the very least uses them for a photo shoot!

4. Coleccionista condescendiente

Jo Gilissen i only want to meet her when she likes to see my collection of 25.000 records and she would like to get 1 record she would like to have as a gift. I like her outfit!!!

El resto de comentarios, porque estos son solo algunos, están aquí, aquí y aquí.

———————————————————————————————————–

La verdad es que los foros a los que nos remite Suso no tienen desperdicio. Otras actitudes son:

Las típicas alusiones entre colegas al aspecto físico y la deseabilidad sexual

Robert Barger Very nice … records i mean .. lol 27 de enero a la(s) 16:10 · Me gusta · 1

Jeff Jodsworth Wilson this is the hottest pornography i have ever seen 26 de enero a la(s) 14:53 · Me gusta · 6

O la inevitable dependencia de otros hombres

Benjamin Hayes Wifey 27 de enero a la(s) 16:10 a través de móvil · Me gusta · 3

La idea de que una mujer con pasta pueda fardar de 7.000 discos resulta tan ajena al imaginario del coleccionismo de discos que se da por sentado que es una intrusa y se intentan mil estrategias para desviar el tema hacia otros derroteros: el cuestionamiento de su compromiso y la “autenticidad” de sus intenciones (con una intensidad que no se encuentra al juzgar a los hombres), o la negación de su decisión autónoma. Que haya heredado una colección que ella haya continuado… ¿qué es lo que pone en duda exactamente? ¿Hay que nacer de una alubia para que las decisiones y los saberes de una se consideren realmente propios y autónomos, y no se enfrenten constantemente a la mirada escéptica? Para una interesante discusión sobre este tema, véanse los artículos Boyfriend-transmitted geekdom y Here with my boyfriend del genial Geek Feminism Wiki.

Beldar Kohnhead My wife was a vinyl nut before I met her. We’ve merged not only our lives, but our records! 26 de enero a la(s) 15:17 · Me gusta · 7

¿Y qué es lo que molesta más: que sea una mujer o que esté forrada y sea una pija? ¿Qué es más frívolo: el mundo de la moda o el del coleccionismo? ¿Coleccionar zapatos anula tu legitimidad como coleccionista de discos? ¿Y coleccionar coches de juguete? La clase de preguntas que mantienen viva la llama de las redes sociales.

Katharine Hinds-Payne I don’t know why either. Much more exciting and interesting to collect than shoes! 26 de enero a la(s) 17:16 a través de móvil · Me gusta · 1

Katharine Hinds-Payne But working for Gucci, she probably does both. 26 de enero a la(s) 17:16 a través de móvil · Me gusta · 1

IDigs- Record Collecting Blog Many readers seemed to enjoy the fact that she is both a woman and a director at Gucci. Goes to show that collectors exist in all walks of life. I’ve met business execs with death metal collections and custodians with classical collections. It’s what makes this an interesting hobby! All you need is a love for music.

Y sobre todo, ¿por qué las mujeres coleccionistas no son visibles?

Kris Hudak I’m a female collector — but I have only a measly 3,000 LPs. 27 de enero a la(s) 5:48 a través de móvil · Me gusta · 2

El creador del proyecto documental sobre coleccionismo Dust & Grooves remite en uno de estos foros a un enlace con una entrevista con otra coleccionista e hilvana la siguiente teoría:

Eilon Paz They are out there, but they just don’t feel like showing off like men do. one theory out of many  26 de enero a la(s) 15:03 · Me gusta · 6

Ciertamente, una teoría de entre muchas, muchas y muchas, bla, bla, bla…

Enviadnos colaboraciones, opiniones, experiencias feministas, peripecias sexistas y cosas en general a: srasquehablandemusica[a]gmail.com

Buen fin de semana y feliz apocalipsis y renacimiento revolucionarios.

Espinas y cañas

La idea de este blog surgió durante las conversaciones en las que se gestó el artículo Machismo gafapasta.

Como después del follón que se ha montado todavía nos quedan ganas de seguir contando cosas, ahora abrimos este nuevo blog colectivo, con la intención de adentrarnos en terrenos espinosos, pero también de pasar el rato y tomar cañas: como decía Emma Goldman, sufrimientos, los justos.

La idea del blog es comentar música (y cultura popular en general, si apetece) desde una perspectiva feminista. La amalgama argumentativa de los últimos días demuestra que en este terreno queda mucho por aclarar y debatir, cada cuál consigo mismo o misma, y con las y los demás.

Además, inspirándonos en el estupendo proyecto Everyday Sexism, también queremos abrir un buzón para que nos contéis cualquier experiencia de sexismo cotidiano que hayáis vivido o percibáis en ambientes musicales. Que este espacio sea otro más para visibilizar algo de lo que normalmente se habla poco (¡por lo menos hasta ahora!). Nos podéis escribir a srasquehablandemusica[a]gmail.com.

1, 2, 3… JUMP, CHILDREN, JUMP!