Langosta macho: un recuerdo del Popfest 2012

Comentario llegado a nuestro buzón: “Os cuento lo del Madrid Popfest 2012. Estaba con un par de amigas  y les comenté que me sorprendía que hubiera tan pocas chicas entre el público. El ambiente me parecía muy poco macho. Me dijeron que era proporción normal de chicas y chicos en Madrid. La que había estado el año anterior me dijo que sí, que el ambiente también fue poco macho. Vimos a Golden Grrrls, Los Ginkas y Phil Wilson. Comenzaron a tocar Close Lobsters y el cantante se puso a hacer poses de machito asquerosas. También poses de rock de estadio, como si tuviera a miles de personas delante. Al principio me reía de él. Era patético. Pero el tío seguía con sus poses y de repente el ambiente de la sala cambió por completo. Un montón de tíos se pusieron a hacer el macho en las filas de delante. Como si se hubieran liberado, como si pudieran actuar como les apeteciera. Nos marchamos. Un grupo bastante grande de amigos también se había ido a unas mesas, aunque no sé si era por el rollo macho o porque el concierto les parecía malo. El señor de Close Lobsters cambió el ambiente del festival en cinco minutos”. Aquí unos minutos del show:

Anuncios

13 pensamientos en “Langosta macho: un recuerdo del Popfest 2012

  1. ¡Hola! Casualmente estuve en esa edición del Popfest, y tengo que decir que no me quedé con esa sensación después del concierto de los Close Lobsters. El cantante dio un numerito, claro, pero yo lo vi más irónico y desmitificador (dentro de lo míticos que puedan ser los grupos de twee), o incluso directamente humorístico en clave tuna, si se quiere, que macho.

    No sé, teniendo en cuenta el ambiente enrarecido del festival (gente ya bien talludita fingiendo ser adolescentes… bueno, una especie de adolescentes idealizad*s, porque esa es otra…), yo personalmente agradecí como agua de mayo (thompson) un poco de cachondeo.

  2. En el video no se aprecia mucho lo del texto pero he estado en muchos conciertos en los que esto es asi. No es que sea como contaban en Olympia, que se den agresiones sexuales en los pogos, pero de hecho, si he tenido la experiencia de estar viendo un concierto, venir un grupo de chicos y tener que irte filas mas atras si no querias recibir una patada voladora o su copa encima. Y no pasaba nada, nadie les tosía porque oye, se estaban divirtiendo. Hector, comentas otra cosa importante de la que hay largo y tendido para hablar: gente de una edad pretendiendo ser adolescentes (idelizadxs). Hay veces que pienso que nuestra generación se divide entre lxs viejxs perpetuxs y lxs adolescentes eternxs, asi estamos.

  3. Hola, me gustaría que alguien me explicase qué tipo de poses tiene el cantante en el vídeo hasta tal punto que una mujer tenga que irse ofendida. Lo digo honestamente, sin ánimo de ser capcioso, es que yo no veo absolutamente nada ofensivo.

    Sobre los pogos, no creo que sea algo de hombres y mujeres, yo veo los conciertos desde la barra o la parte de atrás desde los 18 años.

    • Sobre los pogos yo creo que si hay mucho que hablar. Tiene que ver con un uso abusivo del espacio por parte de algunas personas. Depende mucho del tipo de concierto pero si es cierto que cuando algunos tios llegan a primera fila para otros tios menos invasivos o la mayoria de mujeres, se acabó el concierto desde la primera fila. Y no digo que todos los pogos sean iguales y que no te puedas divertir en uno pero son muchas las ocasiones en las que tienes que ceder el espacio porque otros lo acaparan violentamente y ahi si hay una cuestión de género clarisima.

    • Antonio, que tú no seas de hacer pogos tiene poco que ver con que la mayoría de las personas que los hacen, por lo menos de manera tan molesta como para llamar la atención a los de alrededor, sean hombres. Lo mismo como te gusta quedarte atrás no te has fijado. A mi me gusta estar delante y bailar como una demente, pero sin molestar, que se puede. Además soy muy terca y muy de sacar el codo de manera estratégica para romperle un par de costillas al abusón que se me tira encima y créeme, el 90% de las veces ese abusón forma parte de un grupo de tíos.

      Los grupos de mujeres (normalmente, ahora no me vengas con que tu prima no lo hace) enfocan más su atención en su propio grupo y creo que aquí se habla del típico (yo lo he visto muchas veces) grupo de tíos que en realidad no baila, si no que reclama el espacio de manera agresiva, como perro meando en una farola, y hasta que no han echado a todo el mundo de su “territorio” o terminado a hostias, no se quedan contentos.

  4. Último concierto al que fui, la presentación de La Catrina en la sala Siroco. Todo el mundo estaba tan tranquilo, disfrutando. Yo estaba en primera fila, con otras amigas. Y de pronto un tío consideró que, como el espacio es suyo, se podía poner a poguear él solo, como un loco, empujando a todas, y hacerse con varios metros para su explayamiento.

    Todavía tengo las rodillas amoratadas de negarme a moverme ni un centímetro y sus empujones contra el borde del escenario.

  5. Afortunadamente estuve en ese concierto, así que me permito hacer algún comentario sobre lo leído por aquí:

    1. El cantante de Close Lobsters se comportó como un payaso, pero no más que la decena de payas@s que me tropiezo semanalmente (algunos con blogs).
    2. El concierto, musicalmente, fue estupendo.
    3. El ambiente durante el concierto de Close Lobsters fue el lógico. Con una buena parte de público en edad cercana a los cuatrenta años disfrutando en las primeras filas de un concierto de un grupo cuyos discos probablemente han escuchado cientos, cuando no miles de veces, en las últimas dos décadas. Mal vamos si el entusiasmo es motivo de crítica. No sé a quién tenía al lado quién firma el artículo, pero hay recursos más hábiles que el de la generalización para poner a parir lo que no gusta.
    4. A los 40 años, incluso a los 50 (sí, sí, aunque parezca increible) se puede seguir disfrutando de la música como a uno le venga en gana, incluso cabe la posibilidad de emocionarse y exteriorizar las emociones, si eso para alguien resulta ridículo, que se joda.
    5. Cuando alguien molesta en un concierto, molesta a todo el mundo, sin distinción de sexo. Ah, y molestar no es solo que un cretino se ponga con el pogo, si no también que dos mujeres que han asistido al concierto acompañando a sus novios se pasen todo el tiempo dando la brasa a grito pelado.

    Saludos,
    Manuel Soleado

    • Después de la última frase de el anterior comentario espero que nadie niegue ya que también hay machismo en el indie. Por cierto, se crítica la actitud de eterno adolescente en general, no el entusiasmo. El entusiasmo es perfecto, seguir creyendo que tienes 14 años a los cuarenta… resulta un poco creepy.

    • “Cuando alguien molesta en un concierto molesta a todo el mundo”: no creo que sea cierto. La gente percibe e interpreta las cosas de formas distintas, porque la gente es diferente, y hay que respetarlo.

  6. Iba a decir algo practicamente igual que lo que acaba de comentar Iván, así que nada, simplemente me sumo a sus apreciaciones.

  7. la invasión de los tíos en las primeras filas, apartando a las chicas que estamos delante viene de la misma razón por la que los niños en la escuela invaden la pista central del patio del cole para jugar a fútbol o cualquier otro juego de correr y arrinconan a las niñas a los lados a jugar a otras cosas.

Comentarios sujetos a aprobación. Únicamente se publicarán los comentarios que expresen su opinión con respeto. No digáis que no avisamos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s