Pissed Jeans: la mirada masculina autocrítica

12882

A través de @buscateunnovio e Irene García Rubio nos llega esta entrevista a Matt Korvette, del grupo de punk de Pensilvania Pissed Jeans, que acaba de publicar su último disco, “Honeys”, en Sub Pop. Nos ha encantado que aprovechara la oportunidad para hacer un ejercicio de autocrítica y de reflexión sobre el sexismo en el punk. Aquí tenéis un fragmento de la entrevista.

Pitchfork: ¿Es “Male Gaze” [una de las canciones del disco] una respuesta a la idea de que las letras y el estilo musical de Pissed Jeans se consideran principalmente masculinos?

MK: Totalmente. Creo que tenemos muchas fans, pero en el rock, la gente desacredita a las mujeres de entrada, aunque sea de forma inconsciente. Sé que es algo en lo que yo mismo he caído. Y esa canción era sólo una disculpa por haber sido misógino a lo largo de mi vida. No es que Pissed Jeans tenga que asumir demasiadas responsabilidades por  misoginia, pero hablo a nivel personal: es como seguir conduciendo, mirando por la ventana del coche, sin prestar atención. La verdad es que es algo que he intentado resolver.

Pitchfork: Aparte de tu caso, ¿crees que estas cosas son un problema importante en el punk?

MK: Sin duda, y da igual que seas punk o un atleta de una fraternidad universitaria. De todos modos, creces viendo los mismos programas de la MTV. Te machacan con la idea de que las chicas tienen que estar buenas y si no están buenas es que les pasa algo. Pero si están buenas, entonces no tienes que tomártelas en serio. Es una paradoja terrible, en la que no pueden ganar ni ser tomadas en serio como seres humanos.

Nos podemos quedar sentados y cuando sale un grupo punk de chicas comprarles el disco. O puedes hablar con tus amigos y decirles: “Deja esa mierda de que tal mujer de tal grupo está ahí porque está buena… Déjalo, tío”. Puede ser incómodo y desagradable, y nadie quiere acercarse al tema ni por asomo. Pero eso haría mucho más para que las mujeres se sintieran bien recibidas a la hora de tocar en un grupo de rock, más que ir solamente a los conciertos. Las mujeres son inteligentes y no son todas meros clones con buen gusto porque su novio les ha pasado un disco. Eso es una falacia de mierda.

Incluso si miras el hip-hop y piensas en Too $hort… Coges un disco que está lleno de una misoginia terrible durante 12 temas y entonces llega al último y se pone: “El mundo está muy jodido, tío, ¿qué está pasando? Los chavales no van al colegio, a las chicas no se las respeta…”. Y te dices: “A ver, tíos…”.

El título de la canción de Pissed Jeans hace referencia al concepto de la teoría cinematográfica feminista “male gaze” (mirada masculina”), acuñado por la teórica del cine Laura Mulvey en 1973. John Berger desarrolló una idea similar a propósito de la objetificación de las mujeres en la historia de la pintura europea (algún día hablaremos de ello). Posteriormente, el concepto se ha aplicado a todo tipo de productos visuales, especialmente la publicidad.

La idea de la mirada masculina es que muchas imágenes se producen con la idea de que quien va a verlas es un hombre heterosexual. Las mujeres aparecen solamente como objetos de esta mirada masculina. Su función es sólo pasiva: ser miradas. O verse reflejadas en esa imagen, de forma que sea su responsabilidad complacer al gusto masculino. Unos cuantos ejemplos aquí.

La canción “Male Gaze” de Pissed Jeans lleva el concepto de mirada masculina más allá del arte, al terreno de la objetificación cotidiana de las mujeres a través de las miradas masculinas heteropatriarcales que recibimos diariamente y que nos recuerdan constantemente cómo debemos ser (para que no pensemos demasiado en lo que en realidad nos apetecería hacer).

blancanieves male gaze

Pissed Jeans “La mirada masculina”
“Honeys” (Sub Pop, 2013)

Es cuando una sonrisa se convierte en una mirada fija y empieza a abrasar.
Es cuando le pides que pare y no aprende.
Triste rutina que no cambia si él está sin blanca o es millonario.
No se puede evitar, así son las cosas.
Nunca le ha tenido que importar.
 
Es cuando te juzgan incluso antes de que digas una palabra.
Es cuando das el argumento más inteligente y pasa desapercibido.
 
No soy inocente, soy culpable.
No soy inocente, pero lo siento.
 
Es la mirada masculina. Está en mí, lo sé.
La siento todo a mi alrededor. Ojalá pudiera destruirla.
Sí, es la mirada masculina. La he tenido siempre.
Y sé que no soy un ángel, pero intento acabar con ella…
 
Es cuando te juzgan de todas las maneras antes de que llegues.
Te machaca todos los días desde que naces.
Te callas y te muerdes la lengua delante de idiotas absolutos.
El castigo por romper las normas sociales nunca vale la pena.
 
No soy inocente, soy culpable.
No soy inocente, pero lo siento.
No soy inocente, me declaro culpable.
No soy inocente, pero lo estoy intentando.

 

En la guía para la empatía con las mujeres le dábamos un bonus a las canciones que tematizaran la igualdad de género como una cuestión de justicia. Por esta canción y esta entrevista, Matt Korvette y Pissed Jeans se llevan esta vez varios positivos:

  • Por considerar que la cuestión merece una canción o varias.
  • Por reflejar en “Male Gaze” la experiencia de las mujeres, sin apropiarse de ella y dirigiéndose de tú a tú (“Te callas y te muerdes la lengua”).
  • Por hacer autocrítica de las masculinidades hegemónicas, desde su historia personal.
  • Por demostrar en las entrevistas que sabe de qué está hablando.
  • Por reconocer que el machismo está presente en todos los estilos musicales.
  • Por reconocer la responsabilidad de los hombres en la lucha feminista, y ejercer esa responsabilidad en el trato con sus colegas.
  • Por cuestionar la propia mirada e intentar, al menos, mirar de otra forma.
Anuncios

8 pensamientos en “Pissed Jeans: la mirada masculina autocrítica

  1. ¿Puedo admitir que encuentro el término problemático más por sus orígenes en una interpretación psicoanalítica de la cultura (que cada vez me produce más alergia) que por la denuncia en si misma o por las conversaciones que engloba o sirve para articular (que me parecen interesantes, importantes, necesarias)?

    • Pues claro que puedes admitir lo que te dé la gana, jaja…
      A mí tampoco me convencen nada las interpretaciones psicoanalíticas.Y aunque es útil como concepto, el término “mirada masculina” tampoco me parece ideal, sobre todo porque esencializa lo masculino, que afortunadamente existe fuera de lo heteropatriarcal.

      • Es interesante lo que decis y me gustaria que hablarais mas de ellos, como psicoanalista me gusta profundizar un poco mas en la critica y problematizarla un poco. Me ha gustado mucho el post y la capacidad empatica del grupo que puede, al menos por este momento, descender del status privilegiado para entender por que hay una mirada masculina que objetiviza y por tanto degrada.

  2. Pues por mi parte nunca me he sentido próxima a la crítica cultural psicoanalítica porque son interpretaciones que suelen centrarse solamente en lo psicológico y además desde unos criterios muy rígidos de cómo se supone que pensamos y sentimos. Yo soy más de ver las cosas en términos de relaciones sociales.
    Es verdad que el término “male gaze” en la teoría cinematográfica parte del psicoanálisis y en concreto del concepto de escopofilia. Pero a mí no me convence nada explicar los comportamientos sólo en términos de lo que nos genera placer y dolor.
    También es cierto que no he llegado a entrar en la crítica feminista del psicoanálisis ni en teorías híbridas varias.

  3. Supongo que lo mío es más un caso de “mixed feelings”. No es que piense que no pueda utilizarse como un instrumento crítico o que no pueda producir lecturas interesantes. Quizá se pueda explicar mejor con un ejemplo. En un artículo académico reciente que estaba leyendo, el académico, de repente, acude a una interpretación lacaniana para explicar el funcionamiento del capitalismo contemporáneo. Y tras despachar y “explicar” el capitalismo en tres líneas, puede seguir con su argumento, que de repente ya no cojea ni está lleno de lagunas.

    Una teoría es un instrumento con el que simplificar el mundo para poder explicarlo. Las explicaciones pueden ser muy específicas y restringidas o llegar a ser muy generales en su ámbito de uso. Pero siempre está el problema de hasta donde se simplifica el mundo al desarrollar una teoría. Es decir una teoría puede ser muy elegante en su uso, poderosa en su rango de explicación y muy intuitiva en su conceptualización, pero si hay que adaptar al mundo a su uso en lugar de ser al revés hay algo que falla. Supongo que es lo que se refiere el “esencializar” mencionado arriba: uno encuentra en la explicación aquello que ya había asignado y colocado anteriormente de forma meticulosa (“el disco del grupo X es grandioso porque enarbola los valores que yo considero grandes”).

    Esto en modo alguno es específico de las interpretaciones psicoanalíticas y se puede extender a casi todo. Y claro, se pueden presentar el trabajo de autores que trabajan con gran rigor dentro de su marco conceptual que trabajan en esos problemas de forma muy sofisticada para moverse hacia el mundo en lugar de alejarse del mismo (a mí, p. ej. me gusta Lauren Berlant). Pero, por volver al ejemplo, toda la gravedad de la crítica descansa en esa lectura psicoanalítica. Si “suspendemos” esa lectura psicoanalítica, el artículo se cae a pedazos. No se puede “trasladar”. No es que eso necesariamente tenga que ser un problema, pero después de años y años de conversaciones y textos que se muestran “irrefutables” de este modo, al menos, supongo puedo justificar cierta animadversión. Por no resultar demasiado esotérico y alejarnos del tema de la entrada, en cierto modo creo que es el problema de un documental como “Dreamworlds 3: Desire, Sex & Power in Music Video” (que lamentablemente ahora mismo sólo se puede encontrar con deconstrucción del mismo por un tipo en una tumbona).

    • Estoy muy de acuerdo. La autorreferencialidad del psicoanálisis es muy pesada. No hay manera de refutarlo si no entras en su juego y es muy testarudo en sus convicciones.
      No sé si entiendo bien la parte de “moverse al mundo”. Al fin y al cabo cada una interpreta el mundo desde una teoría, la que mejor encaja con su experiencia. Lo que le iría bien al psicoanálisis es ser más flexible respecto a otras interpretaciones del mundo. (Creo que esto es lo más abstracto que he escrito jamás en Internet.)
      Pero, bueno, como decías, el concepto de “male gaze” puede aprovecharse fuera del psicoanálisis.
      De Dreamworlds 3 sólo he visto el trailer. ¿Alguien lo tiene entero? http://www.youtube.com/watch?v=JDMo5cIJN3A

      • Entiendo vuestras reticencias y la critica a la autoreferencialidad psicoanalítica. Para empezar tengo que decir que yo no soy lacaniana, es decir, mi marco referencial no es este psicoanálisis. Hoy en dia el psicoanálisis es mas flexible y ha permitido la entrada de otros pensamientos como el feminismo, para poder conjugar teorías y salir del marco personal para buscar explicaciones también en lo político y lo social. De cualquier forma el psicoanálisis siempre, desde su origen, tuvo una incidiencia política y por lo que si me parece útil aprovechar algunos de sus términos y teorias explicativos del mundo.

  4. Pingback: Billy Bragg y el día de San Valentín | Señoras que hablan de música

Comentarios sujetos a aprobación. Únicamente se publicarán los comentarios que expresen su opinión con respeto. No digáis que no avisamos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s