Izquierda y feminismo

ImagenLa bailarina Joan Jara es autora de una vibrante biografía de su compañero, el cantautor Víctor Jara. En este pasaje recuerda la relación de izquierda y feminismo en el Chile de Unidad Popular, el partido de Salvador Allende:

“A pesar de existir un gobierno socialista, subsistían atavismos. La activista que presidía una reunión tenía que marcharse deprisa para prepararle la cena al marido. Él daba por sentado que la comida le estaría esperando cuando volviera a casa y que ella estaría presente, a pesar de que era socialista y que teóricamente creía en los derechos de la mujer.

Otro ejemplo: la campaña gubernamental para convencer a la gente de que comiera más pescado, que era abundante y barato, en lugar de carne, que escaseaba, estuvo encabezada por fotos de trabajadoras que, entusiasmadas, freían pescado en las calles. La imagen presentada era de fieles mujeres junto a sus hombres, cumpliendo en el trabajo revolucionario las tareas para las cuales estaban preparadas.

De momento, no planteábamos objeciones. Las mujeres estaban contentas de saber que podían contribuir de forma útil y , a decir verdad, las organizaciones de mujeres ya habían empezado a desempeñar un papel fundamental en la lucha contra el mercado negro y en la creación de sistemas de distribución alternativos. Éramos ‘compañeras’ y teníamos un lugar en  la lucha junto a los hombres. Teníamos un enemigo común.”

Fragmento de “Víctor Jara, un canto truncado”, Joan Jara, 1983.

La pregunta sale sola: ¿subsisten “atavismos” en la cultura izquierdista actual?

Doblejornada

 

Anuncios

6 pensamientos en “Izquierda y feminismo

  1. Es un poco ponerme a hacer autopromo, pero cuando hablé de “radicalizar los cuidados” (cuando seguimos hablando) quería decir precisamente eso: una especie de diagnóstico de qué tiene que hablar el feminismo desde los cuidados en la lucha política. La idea se puede ampliar y modular todas las veces que se quiera, pero en síntesis, si radicalizamos la lucha y nos pedís que estemos ahí, compartiéndola, radicalicemos los cuidados, llevémoslos a todas partes, inclúyelos en tu ideario, no me separes el ideal de la ética íntima, no pretendas transformar el macro dejando sin tocar lo micro, and son on.

    Gracias por estas entradas.

  2. Comentario llegado por e-mail:
    Con respecto a la entrada sobre Izquierda y feminismo os quería dejar este capítulo (30) de Los Invisibles de Nanni Balestrini que en castellano fue publicado por primera vez en Anagrama, pero que Traficantes de Sueños publicó hace algunos años con licencia CC. No hay puntuación ni mayúsculas (exceptuando a inicio de párrafo) ya que la obra de Balestrini es así. Si no lo conocéis espero que os guste.

    “A la sede venían también muchísimas chicas mujeres jóvenes y menos jóvenes estudiantes obreras amas de casa que habían venido a las manifestaciones que se habían conocido en las ocupaciones y en la sede ocuparon una habitación para ellas y pusieron en la puerta un cartel cuarto de las mujeres y ay de quien entra ahí sin su permiso sobre todo cuando celebran sus reuniones y luego hacen circular por ahí material de contrainformación sobre la sexualidad sobre la salud sobre la reapropiación del cuerpo sobre el salario doméstico hacen cantidad de cosas piden al ayuntamiento la creación de un consultorio autogestionado llenan calles y plazas con la campaña por el aborto libre y gratuito y una noche invaden un cine mientras proyecta una película porno y con las polaroids con los flashes fotografían a los espectadores luego suben a la cabina de proyección y secuestran las bobinas de la película
    otra noche esperan en grupo por la calle a un facineroso implicado en una historia ocurrida hacía poco un intento de estupro y se le echan encima unas veinte con palos le llenan de patadas y de porrazos un grupo de amigos del tío salen del bar de al lado y siguen la escena muertos de risa también nosotros los chicos corremos hacia allí porque sabiendo de qué iba nos habíamos apostado no demasiado lejos temiendo una reacción pero las mujeres cabreadas amenazan con los palos a los hampones y también a nosotros y nos dicen que nos vayamos que no necesitan que nosotros las defendamos y al día siguiente reivindican la acción con un tatzebao que pegan en las paredes donde se dice recuperemos el derecho de vivir la noche
    las mujeres en la sede hablan cada vez más entre ellas y si hablan de los hombres se supone que no hablan de ellos como nosotros hablamos de ellas en el fondo como machos también allí en la sede las mujeres son siempre consideradas mujeres o sea algo diferente e incluso sobre las mujeres que acuden allí a la sede se hacen cálculos proyectos chismes que son las coses habituales que hacen todos los hombres y con el paso del tiempo las mujeres acentúan su aislamiento sus reuniones sus conversaciones apartadas y si alguno de nosotros se acerca mientras ellas están hablando le echan después nos cabreamos porque no entendemos qué significa eso comenzamos a tomarlas en coña y ellas se vuelven agresivas se encierran en sí mismas se mueven en grupo se van en coche solas confabulan y nos miran mal pero qué cojones ha pasado
    una noche desaparecen por completo y durante toda la noche nosotros no hablamos de otra cosa formulamos hipótesis chismes malicias luego encargamos a Membrillo que indague con Valeriana que cosa no le gusta demasiado porque conoce a Valeriana mejor que nosotros y en efecto Valeriana se cabrea inmediatamente apenas él intenta sonsacarle le echa le dice que se ocupe de sus cosas y que deje de hacer de espía para todos los demás mierdas que a fin de cuentas somos nosotros también Laurel y Altramuz lo intentan con Mora y Verbena idéntico resultado y yo con Quina y acabamos por pelearnos pánico general pasan unos días y vemos en la sede a un grupito que pone en la pared un cartel que anuncia una reunión de esclarecimiento para la noche siguiente lo ponen con chinchetas y celo hablando entre ellas como si nosotros no estuviéramos allí
    clima de guerra hay quien propone no ir a la reunión devolviéndoles la actitud que ellas han adoptado en los últimos días los emparejados están perplejos cautos y temerosos pero los demás están enfadados porque no tienen nada que perder Membrillo en especial ha enmudecido Avellana bosteza indiferente sólo le sale una cosa de mujeres de vez en cuando enloquecen qué se le va a hacer pero la reunión se presenta tensa cuando llego ellas ya están allí todas en fila amenazadoras sentadas una al lado de la otra nadie de nosotros habla en voz alta durante la espera bueno pensáis que ésta es manera de hacer las cosas dice Morera rompiendo el silencio e intentando ser lo más natural posible sí creemos que sí contesta inmediatamente Hierbabuena porque nos habéis roto los cojones con vuestro comportamiento de mierda
    qué comportamiento de mierda todos nos miramos con aire de sorpresa las miradas se cruzan Hierbabuena sigue nos tratáis como unos ceros a la izquierda y ya podéis haceros los hipócritas los sorprendidos pero a partir de hoy se ha terminado si eso no cambia nosotras nos vamos pues iros grita entonces Ortiga enfadado quién os retiene sí sigue diciendo Hierbabuena pero antes queremos aclarar todo lo mierdas que sois pedazos de mierda como todos los demás hombres aunque os deis aires de revolucionarios y hagáis de vanguardias del proletariado pero en las relaciones con nosotras sois unas retaguardias al nivel de mi padre y de mi abuelo Altramuz está sinceramente sorprendido pero qué está ocurriendo qué ha ocurrido qué es esta historia vaya manera de hacer las cosas de discutir desaparecéis durante toda una semana y reaparecéis con un anuncio de reunión y luego venís aquí a decir que todos somos unos mierdas de veras no lo entiendo
    Valeriana comienza a hablar y comienza mirando fijo a Membrillo nos hemos reunido por separado nosotras las mujeres a solas hemos tenido discusiones entre nosotras ha comenzado así espontáneamente luego la cosa se ha puesto más seria se ha convertido en una necesidad de sacar fuera todo lo que llevábamos dentro cómo hemos vivido las relaciones con vosotros aquí en el colectivo y compararlas con las relaciones que habíamos tenido antes bien hemos descubierto que no había ninguna diferencia ser compañeros debería significar ser diferentes de la normalidad ser mejores más adelantados en el plano cultural y sobre todo humano pero vosotros no estáis ni un milímetro más adelantados que los demás hombres en las relaciones que tenéis con las mujeres
    nosotras en nuestras reuniones hemos conseguido sacarlo todo ha sido difícil hermoso a veces pero también desagradable nos hemos contado cosas concretas íntimas privadas como se suele decir los miedos los sentimientos de culpa los complejos de inferioridad todo lo que experimentamos en las relaciones con vosotros con cada uno de vosotros luego de manera especial con los hombres con los que estamos Laurel la interrumpe debe de ser demasiado para él sí sí os confesáis entre vosotras como se hacía con el cura pero Mora no le deja terminar pero cómo puedes ser tan vulgar eres vulgar como cuando me pones las manos encima como cuando me follas nunca te has dado cuenta de lo vulgar que eres Laurel se queda de hielo se siente con todas las miradas encima pero Mora no ha terminado
    tú vanguardia de los obreros que haces el tenorio sindical porque yo sé que prefieres hacer tus intervenciones de sabihondo en las fábricas donde hay obreras así con suerte te follas alguna después de la asamblea tú y tu socio Ortiga por qué en lugar de hablar sólo de las 35 horas pagadas 40 no nos habláis de las historias que pasan en la fábrica las palmadas en el culo los polvos en los lavabos sólo que antes eran los jefes los que iban de caza por las secciones mientras que ahora son las vanguardias obreras como vosotros Laurel se queda lívido apenas consigue balbucear qué has descubierto la liberación feminista pregonando a los cuatro vientos que te follo mal pero entonces por qué no te vas a que te folle otro visto que es lo único que tienes en el cerebro
    el brazo de Mora salta como un resorte una naranja medio mondada que tenía en la mano vuela en dirección a la cara de Laurel pero yerra el tiro y la naranja da de lleno en Ajo que está detrás de él se queda un momento inmóvil en medio del silencio general todos esperan que se cabree pero él sólo saca un pañuelo del bolsillo se limpia rapidísimo la cara dos toquecitos con el dedo para poner en su sitio los bigotes luego se levanta y se va a otra habitación ahora comienza a hablar Verbena comienza un poco tensa quería decir que no es que las relaciones entre hombres y mujeres en la fábrica sean diferentes de las que hay en nuestro colectivo es la misma mierda son los mismos papeles y tú Avellana es mejor que dejes de reír de ese modo irónico ya que para follar vas de putas y luego cuando vienes aquí haces como si a ti esas cosas no te importaran
    yo la interrumpo me sabe mal que ofendáis a Avellana digo creo que no es justo ofenderle y me parece exagerado atacar así personalmente a la gente Quina debe de tenerla tomada conmigo porque me ataca inmediatamente es mejor que tú también te calles tú eres el que piensa siempre en otra cosa la causa de la revolución por encima de todo y el sexo viene después incluso a escondidas estoy convencida de que te follarías indistintamente a cualquiera de nosotras pensando en otra cosa en la reestructuración en la crisis en la descentralización productiva ya que no es importante nosotras estamos un peldaño más abajo servimos para esas cosas servimos para hacer funcionar el ciclostil y para repartir las octavillas bueno ya me ha tocado el turno pienso yo qué coñazo no hacen más que repetir todas lo mismo me levanto y salgo de la habitación ni siquiera finjo estar ofendido simplemente me abro
    pasan cinco minutos y llega también Membrillo que no ha abierto la boca y se queda de pie delante de mí y de Ajo sentados silenciosos en dos sillas llega Ortiga con Avellana Ortiga está exasperado en mi opinión hay que darles dos hostias a cada una y Avellana comenta a lo mejor se han vuelto lesbianas pero Membrillo mueve la cabeza yo pensé que pensaba en Valeriana y que tenía miedo de cómo podía acabar su relación pero luego me di cuenta todos nos dimos cuenta de que no se trataba sólo de pequeñas historias personales se trataba de una historia mucho más importante se trataba como vimos claramente después de un trauma de un gran trauma de una gran ruptura tal vez mayor que todas las que estábamos haciendo y que después nos cambió a todos

  3. Este tema merece muchas entradas. El machismo en la izquierda y en los MMSS es un asunto por resolver, ni la izquierda ni la derecha han hecho mucho por las mujeres en mi opinion. Se piensa que la izquierda ha acompañado la lucha feminista pero muchos testimonios de mujeres militantes de izquierda demuestran que los usos patriarcales han sido los mismos en los movimientos de izquierda, incluso mas dolorosos porque se les presupone la aplicación de ese ideal de justicia social a las relaciones entre hombres y mujeres, cuando ves que los micromachismos y las violencias están a la orden del día, es desolador. En twitter se toca este tema día si, día también generando muchas peleas entre distintas “familias izquierdistas” porque en general está bien visto atacar a l@s politic@s de derechas con todas las armas disponibles, incluidas las sexistas que aluden al físico, sexualidad, imagen, y vida privada de las politicas. Es decir, el patriarcado es interclasista y en mi opinión antecedente al capitalismo y la izquierda todavía no se ha deshecho del mismo.Una prueba de ello es la violencia machista que afecta a mujeres de toda condición, solo organizándonos entre nosotras vamos a poder ir cambiando las cosas. Tampoco es novedad la dificultad que en entornos militantes tienen las mujeres en denunciar casos de violencia por parte de compañeros,, las acusaciones de “traición” y de “denuncia falsa” y la exclusión son las penalizaciones a las que las mujeres militantes están expuestas. Lo mismo ocurre cuando dentro de las organizaciones y movimientos se pretende priorizar asuntos feministas, siempre hay otro tema en la agenda que importa mas, siempre es un momento inoportuno y siempre las mujeres han de comprender que la lucha común es primero, como si la feminista no fuera por el bien comun.

  4. Sobre este tema, un artículo reciente: http://nuriavarela.com/el-feminismo-es-un-impertinente-tambien-para-la-izquierda/

    En este artículo se explica muy bien que este asunto viene de lejos y llega hasta hoy: de la Revolución francesa, pasando por las regañiñas de Lenin a Clara Zetkin o lo que pasó a Alejandra Kollontai: “En el local donde se iba a celebrar la primera asamblea de mujeres que Kollontai convocó, apareció el siguiente cartel: ‘La asamblea sólo para mujeres se suspende, mañana asamblea sólo para hombres'”. Hasta llegar al 15M.

    • En Feminismos Sol hicimos un documento llamado “micromachismos en las asambleas”, algunas llevabamos mucho tiempo trabajando en ello dentro de distintos movimientos, por ejemplo es algo que se trabajo mucho en Rompamos el Silencio, con mayor o menor resultado, pero se trabajó. Como ya se sabe la acogida de los feminismos en el 15M no fue ideal pero permitió un debate interesante y la visibilización del machismo en la izquierda, de nuevo lo de siempre: lo vuestro no es urgente, no mareéis con lo del lenguaje, no separeis al movimiento con lo de las agresiones. Sin embargo pienso que hubo muchas respuestas positivas y empoderantes por parte de personas cuyo primer contacto con el feminismo fue en las plazas.

Comentarios sujetos a aprobación. Únicamente se publicarán los comentarios que expresen su opinión con respeto. No digáis que no avisamos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s